Notas > Entrevistas
 
Adolfo Bioy Casares íntimo, por Pepe Quintana


"Había en mí un cierto talento de soñador". Reportaje inédito al escritor Adolfo Bioy Casares.

2009-04-05
| Pepe Quintana

Pepe Quintana: En su larga trayectoria en la literatura Adolfo Bioy Casares se ha ganado –aparte, por supuesto, de su bien cimentada fama de ser uno de los más grandes escritores argentinos- fama de solitario: de vivir y trabajar al margen de encuentros, conferencias, etcétera, en fin, de toda esa actividad social que la mayoría de los escritores practica más o menos intensamente. ¿Cómo es esto?

Adolfo Bioy Casares.: Para mí, en parte, es la timidez. Mi padre me dijo una vez que no fuera tímido, que él había perdido la mitad de su vida por ser tímido. Yo comprendí que me decía la verdad y traté de salir de la timidez, pero es realmente una especie de prisión que está alejada de la libertad por una especie de laberinto y ese laberinto me ha llevado muchos años. Ahora soy menos tímido, aunque recaigo como usted ve en este momento. Ya estoy intimidado, pero voy a tratar de salir de esto. Aparte de eso, la otra gente tendrá una energía que yo no tengo. Para escribir, yo necesito mucho tiempo. Mucho tiempo para pensar y muchísimo más tiempo para escribir. Si yo me dedicara a la vida social, que me es tan agradable como a cualquiera, porque a mí me encantan las personas, yo me hago amigo fácilmente de gente muy diversa, me encantan las mujeres, me encantan los deportes, fácilmente podrían corromperme, podrían hacerme o convertirme en un ocioso en cualquier momento porque, aún sin hacer nada, encuentro encanto en la vida. Pero me gusta escribir, me gusta inventar y si no le doy tiempo a eso no lo puedo hacer. Me gusta leer también. Yo creo que el secreto es ese: leo mucho, escribo bastante. Antes también tenía amigas que ocupaban parte de mi tiempo. Los días son, como yo digo, días de juguetes. Son días chiquísimos. No me acuerdo qué escritor dijo que los escritores debíamos tener días de 48 horas para poder trabajar un poco más y poder también gozar de la vida. Como hay que conformarse con estos días breves ¿qué vamos a hacer? Yo he elegido eso. Prefiero un poco de soledad y hacer más mi vida personal. No sé si he sido convincente, pero he sido sincero.

P.Q.: Le había prometido, cuando comenzamos la entrevista, no hablar de Jorge Luis Borges, pero usted ha sacado el tema, así que el compromiso mío se ha roto.

A.B.C.: Bueno...

P.Q:. Y me veo obligado, porque es insoslayable, preguntarle acerca de esa larga relación con Borges, esa larga y divertidísima relación con Borges, del humor que campea en las historias de Bustos Domec, que son extraordinarias. Me imagino, con envidia, (siempre me he imaginado con una profunda envidia, se lo confieso) la forma en que se divirtieron ustedes cuando escribían esas historias.

A.B.C.: No hay duda. Esas historias las escribimos riéndonos a carcajadas y, en cierto modo, puedo decir que fueron como una lección, que debimos tomarlas como una lección de humildad. Porque nos pusimos a escribir con la convicción de que íbamos a contar historias muy clásicas, de un enigma con una solución clara, como a la manera de los cuentos policiales ingleses. Nos convertimos en autores románticos, en autores que no escribían deliradamente sino como les salía en el momento e hicimos cuentos barrocos en los que nos perdíamos. De pronto Borges me preguntaba: ¿Y adónde queríamos ir? ¿Qué le iba a pasar a este personaje? Porque ya nos habíamos perdido entre las bromas que hacíamos. Después quisimos escribir en serio y nos costó mucho. Uno de los últimos trabajos literarios que hicimos fue un intento de traducir Macbeth. Llegamos a traducir unas 15 o 20 páginas del primer acto. Más o menos casi el primer acto entero. Borges de pronto decía: “Este gallego de mierda no sabe nada de teatro”, Ése era Shakespeare (risas). Bueno, y después lo dejamos. (Más risas)

P.Q.: Ése es el mundo Bioy, ése es el mundo Borges. Ese mundo divertido, lleno de calor...

A.B.C.: A veces Silvina, cuando estábamos trabajando, venía a ver qué nos pasaba porque creía que estábamos gritando y eran las risas de Borges...

P.Q.: La lectura de casi toda su obra nos revela cómo usted mezcla circunstancias cómicas y trágicas en dosis parejas, como si el humor y lo trágico estuvieran siempre juntos. Los estudiosos de su obra caracterizan esa singularidad como inseparable del mundo según Bioy. ¿Por qué no nos relata cómo es ese mundo, ese intenso mundo de Bioy?

A.B.C.: Ahí sí que me hace un desafío, como dice hoy en día la gente, que excede mis posibilidades. ¡Qué se yo cómo es el mundo mío! Yo puedo decir que... no sé... que vivo la vida como fascinado, porque me encanta la vida a pesar de que tiene todo un lado que me horripila ¿no? el lado de la muerte y del dolor, pero en fin... la acepto entera. Y la fascinación de la literatura ha sido siempre muy grande en mí. Tal vez, cuando era joven y leí de Eça de Queiroz, “La ilustre casa de Ramirez” o “El primo Basilio” sentí un deseo de crear una fascinación parecida para otros lectores y así me puse a escribir. Pero ¿qué mas le puedo decir del mundo de Bioy? El mundo de Bioy lo dejo para que lo juzguen los demás. Yo sé que me gusta leer, que me gusta escribir, que me gustan las mujeres y que nunca sé bien lo que soy ni lo que... Cuándo era chico creía que iba a ser un campeón de tenis o un campeón de box... y tuve amores poco afortunados y entonces enseguida pensé escribir un libro que no escribí, pero ante cada situación que me llegaba profundamente pensaba escribirla. Bueno, un día empecé a escribirla. Escribí durante años muy mal para disgusto de todos mis amigos, que me consideraban un individuo mejor que esos libros horribles que yo producía, hasta que un día se me ocurrió “La Invención de Morel”, que ahora va a salir en Suecia, y comprendí que iba por mal camino, que no tenía que seguir escribiendo como estaba escribiendo hasta entonces y conseguí convertirme en otro autor que fue el autor de “La Invención de Morel”. Desde ahí, más o menos en adelante, me mantengo o caigo por mis libros. Quiero decir que los hago del mejor modo que puedo y que pueden juzgarme por ello. Antes Borges creía que los libros anteriores yo los había escrito muy rápidamente y que por eso los escribía mal. No, los escribía mal porque mi poética era mala, porque yo no sabía lo que había que escribir, porque todos los jóvenes venimos del país de la ignorancia y vamos hacia los lugares del conocimiento, hacia el mundo del conocimiento. Es tanto más lo que nos falta por conocer que lo que conocemos. ¿Qué sabía yo de cómo había que escribir? Además quería lucirme, quería mostrar mi riqueza de vocabulario, quería mostrar mi cultura, la profundidad de mi pensamiento, quería meter todo eso en una novela que no tenía lugar para la riqueza de vocabulario y lucimientos personales míos. Bueno, así fui, a los golpes, aprendiendo a escribir.

P.Q.: Son diecisiete los títulos publicados por usted aparte de cinco antologías.

A.B.C.: Puede ser... no tengo idea.

P.Q: ¿No tiene idea? (Risas) Que se arreglen ellos...

A.B.C.: Sí. Que se arreglen ellos. (Risas) Sí, que se embromen los historiadores de la literatura, que creo que son una catástrofe. Yo creo que entre la crítica, los profesores y la historia de la literatura hacen un terrible mal a las letras ¿no? Porque se interponen entre los pobres lectores y las letras y les hacen creer que es una ciencia aparte, que es una cosa para ciertas personas y no para todo el mundo como deben ser los libros, para todos, para que todos encuentren placer en ellos o la verdad, o la enseñanza, lo que sea ¿no?

P.Q.: Qué maravilla...

A.B.C.: ¡No, no¡ ¡Qué maravilla! Es evidente. Vienen unas pobres chicas de Norteamérica que están haciendo tesis y no les interesa nada de lo que uno piensa sino cuáles son las influencias, qué autores dijeron estas cosas antes, quiénes las van a decir después. Además, creen que la literatura es una ciencia y que tienen que tratarla científicamente (Risas). Bueno, disparates así. ¿Qué vamos a hacer con todo ese mundo?

P.Q.: Les interesa más la estadística.

A.B.C.: Sí, y han convencido a muchos escritores del mundo que todo está dicho y que entonces lo único que puede hacerse ahora es buscar la originalidad por variantes. Bueno, yo creo que es un modo de quitar la vida a la literatura. Yo creo que no hay otra manera de escribir que el ingenuo de descubrir una idea en uno, creer que esa idea vale la pena y escribirla del mejor modo, un poco deslumbrado porque uno cree que está contando algo nuevo. Si es una estupidez, si lo han dicho miles de personas antes, bueno, ¡qué se embromen, entonces, los otros! pero uno así procede. A mí con Cortázar me pasó una historia que creo que es significativa. Él y yo escribimos el mismo cuento, más o menos en el mismo tiempo, que ocurría en el mismo hotel de Montevideo. El personaje que estaba en ese hotel oía hacer el amor a una pareja en el cuarto de al lado. No es un cuento sumamente interesante. Lo que digo es que no es una trama extraordinaria, pero los dos tuvimos seguramente las mismas ganas de escribirla en el mismo momento y ni él ni yo creímos que uno había copiado al otro, no. Nos pareció una prueba de afinidad y nos sentimos contentísimos los dos de haber escrito el mismo cuento en la misma época. Creo que eso sí puede decirse, pero no buscar por qué lo hicimos ni nada, sino porque, seguramente, había afinidad entre Cortázar y yo y se acabó. (Risas) Han venido profesores a preguntarme cómo lo habíamos tomado o si habíamos sentido que nuestro amor propio sufría una pérdida de la originalidad. ¡Pero, que estupidez, Dios mío! Nunca me he propuesto ser original. He creído que lo que estaba escribiendo tenía interés y lo he escrito. Pero creo que si uno se va a poner a buscar la originalidad como algo deliberado, puede estar seguro que no la va a encontrar. Va a encontrar originalidades estúpidas pero que no valen la pena. Es otra cosa lo que uno debe proponerse. Uno debe proponerse contar cosas que de algún modo provoquen esa fascinación que me provocó la literatura a mí cuando yo empecé a escribir ¿no?

P.Q.: Ocurrió un hecho muy, muy curioso y muy notable cuando la muerte de Jorge Luís Borges. Todo el mundo hizo declaraciones, todo el mundo apareció en primera plana y lo más notable de todo fue su discreción con respecto a eso. Una discreción que el mundo inteligente ha valorado muchísimo, sabiendo la estrechísima amistad que hubo entre Borges y usted durante toda la vida. Una amistad que incluso hasta en algunos casos no necesitaba ni siquiera la frecuentación, pero sabían los dos qué clase de amigos eran uno para el otro.

A.B.C.: Claro...

P.Q.: Háblenos un poco de eso.

A.B.C.: Yo realmente casi no podía hablar de este asunto porque me parecía que hubiera sido “traficar” con Borges. En toda publicación, por más que yo siempre trato de volcarme en el tema y no tomarme en cuenta, hay algo de vanidad y de lucimiento personal. Yo no podía lucirme con la muerte de Borges, que ha sido para mí un hermano. Porque uso esa palabra con la ilusión que tiene alguien que no ha tenido hermanos. Yo siempre deseaba tener hermanos -sobre todo una hermana deseaba tener- pero fui hijo único y a mí me hubiera encantado tener un hermano. Bueno, lo encontré en Borges. Borges fue un hermano mío, nunca me hizo sentir que era mayor que yo. Cuando empezamos a escribir juntos escribimos ese famoso folleto sobre el yogurt. Yo era un pésimo escritor, Borges era un escritor conocido. Y nunca me hizo sentir que yo escribía con mi maestro. Éramos dos colaboradores que escribíamos de igual de igual gracias a la generosidad de Borges. No me decía “estás diciendo un disparate” o, si me lo decía, me lo decía con esa manera risueña y cordial que pueden tener los amigos unos con otros. Y así escribimos juntos sin nunca herir nuestras vanidades, porque no poníamos la vanidad cuando estábamos escribiendo en colaboración sino que era el placer de escribir realmente ¿no? La gente dice: “¡Qué raro! ¡Qué difícil escribir en colaboración!” Realmente, ¡qué fácil escribir en colaboración! Cuando uno de los dos está inhibido porque no encuentra la palabra o la manera de salir de una situación, el otro la encuentra. Así que nos sentíamos reforzados uno por el otro cuando escribíamos juntos. ¿Y qué más le puedo decir? Bueno, teníamos las mismas aficiones, los dos habíamos leído muchísimo, nos consultábamos a lo largo de la vida. A mí me pareció que cuando yo encontré a Borges, en aquel primer momento cuando todavía no lo conocía, fue como encontrar la literatura viviente. Y yo sentía realmente un gran fervor por la literatura. Claro, después hubo una infinidad de hechos comunes de la vida diaria que nos unió muchísimo. Hemos pasado toda la historia argentina y la historia familiar y todo juntos así que... fuimos muy, muy amigos. También la quería mucho a la madre. La madre me pidió que me ocupara de él cuando ella iba a faltar. Y yo pensaba también que si yo me ponía a escribir sobre Borges, o a hacer declaraciones aparte de otras, Borges iba a venir y me iba a decir: “Tu quoque. Tú también” Ya estaban todos los demás haciendo eso. Sin embargo, alguna vez he tenido que hablar. Vino una chica de Clarín a preguntarme cosas sobre Borges poco tiempo después de la muerte de Borges y pude hablarle de Borges ¿Por qué? Porque, bueno, yo la había postergado a esta pobre chica durante ocho meses, prometiéndole siempre una entrevista que no le daba porque quería escribir, porque estaba trabajando (escribí muchísimo en estos últimos dos años) y me sentía en deuda con ella. En esos días murió Borges, comprendí que ella quería que le hablara de Borges, le hablé de Borges y me conmoví muchísimo y salió bastante bien el reportaje ¿no? Quiero decir, un peligro cuando uno está hablando de alguien que quiere tanto es no estar a la altura de ese cariño y de esa admiración. Bueno, creo que me salió bien, que el dolor no perturbó mi inteligencia sino al contrario, le dio cierta elocuencia y pude decir esas cosas, lo que dije entonces. Pero cuando me vuelven a preguntar y me vuelven a preguntar me doy cuenta que estoy un poco paralizado con el tema de Borges y seguramente porque no me acostumbro a un mundo sin Borges ¿no? Teníamos muchos proyectos que quedaron sin cumplir porque perdimos un poco la posibilidad de escribir en serio juntos. Nos aburríamos cuando escribíamos en serio. Bueno, no sé...

P.Q.: Yo le prometo nunca más preguntarle sobre esto pero le agradezco muchísimo esto por que sé lo que le cuesta a usted ¿verdad?

A.B.C.: Sí.

P.Q.: Incluso en un diario español leí que el corresponsal de ese diario acá en Buenos Aires se estrelló contra su mutismo con respecto a hacer declaraciones sobre la muerte de Borges en su momento. Le agradezco. Yo sé lo que le cuesta a usted hablar de Borges todavía..

A.B.C.: Sí, sí..

P.Q. Y le va a seguir costando siempre porque es una presencia que no se puede soslayar ¿verdad?

A.B.C.: La presencia de Borges, parece absurdo decirlo ahora porque todo el mundo lo sabe, pero no lo sabía todo el mundo antes, tenía una gran amplitud. Borges estaba en todo. Lo animado que era. Cuando escribíamos juntos, venía, llegaba a casa... Porque la costumbre nuestra era comer juntos, hablar durante la comida de lo que íbamos a escribir o de cualquier cosa. Pero si estábamos escribiendo una historia venía Borges y me traía noticias de los personajes. Siempre tenía alguna noticia, les había pasado algo a los personajes... (Risas). Creaba la ilusión de que esos personajes eran reales pero de tal forma que, aunque yo hubiera sido una persona totalmente insensible, habría finalmente vivido ese sueño con él. Eran sueños que vivíamos entre los dos.

Y muchos de mis primeros cuentos, de aquellos libros malos míos, anteriores a “La Invención de Morel” -no digo que los de ahora sean buenos pero aquellos eran pésimos- eran simplemente sueños. Porque siempre he soñado historias. Siempre los sueños míos tienen principio, medio, fin, más o menos así son y hasta me dan la ilusión de que vivo una doble vida: la vida del día, de la vigilia, despierto y la vida de la noche, con los sueños. Cuando era chico solía tener pesadillas. Ahora no tengo casi nunca pesadillas. Si hacia un lado hay una puerta como esas puertas que dan miedo en los sueños y que uno piensa que ahí puede pasar cualquier cosa, tomo hacia otra dirección y no voy para ese lado en el sueño. Es como si tuviera una cierta conciencia que me protege. Puedo manejar los sueños, no son fatales para mí, puedo manejarlos. Y también sueño en tercera persona. A veces sueño que está pasando algo y que yo, simplemente lo veo para contarlo probablemente. Quiero decir que todo se aprende en la vida y que yo he aprendido a soñar. Indudablemente había en mí un cierto talento de soñador (risas), bueno, y lo he desarrollado favorablemente. Lo digo como una esperanza para otros, para que hagan la misma práctica y para que no desdeñen ese mundo de la noche que es simpático y además es muy íntimo. Uno es los otros.

P.Q.: ¿Quiere decir que gran parte de su literatura funciona primero en el sueño?

A.B.C.: Desde luego, desde luego. Los sueños me acompañan y contribuyen, como la vigilia, a las historias. No más que la vigilia, pero siempre han contribuido y además me han enseñado que ese ambiente de los sueños es muy eficaz, por lo menos para el soñador y yo pienso que el lector es un soñador. Digo, que si consigo que el lector siga con mis libros de algún modo soñará mis libros.

P.Q.: Muchísimas gracias. Adolfo Bioy Casares. Esto ha sido todo. Es demasiado, he abusado de su paciencia, he abusado también de su tiempo y me voy muy feliz por todo lo que le hemos conversado.

A.B.C.: Créame que su visita me ha enriquecido, ha enriquecido mi conciencia y además me ha traído algo que para mí es importantísimo y que, volviendo a caer en otro nacionalismo muy breve, es el culto de la amistad. Creo que nosotros los argentinos decimos que es un culto nuestro. Bueno, volviendo después de toda esta larga regresión, usted me ha traído ese calor y ese bienestar que se siente cuando uno encuentra un nuevo amigo.


Descargar Archivo

 

 
Últimas notas
Notas > Coyuntura
Patricia Díaz Bialet - Agualava (2009)
Selección de poemas del libro: Agualava

Notas > Coyuntura
Retrato de JORGE MARTIN FURT. Por Aldo Parfeniuk.
En el mes aniversario del nacimiento de Jorge Martín Furt, Aldo Parfeniuk evoca la figura y la trayectoria de esta figura clave de nuestra literatura.

Notas > Entrevistas
LOS VILLAFAÑE, UNA FAMILIA ENTREGADA AL ARTE, por Jorge Boccanera
El libro LOS VILLAFAÑE, denominación que recuerda la de los grandes circos, resume en papel -con textos de Javier Villafañe (1909-1996), su esposa Elba Fábregas (1928-1984) y su hijo Juano- una elección de vida y una extensa labor de arte en movimiento a cargo de una troupe dedicada a los títeres, la poesía, el teatro y la pintura.

Notas > Coyuntura
Murió el Padre del Teatro Sanjuanino, por Gisela Ogás Puga.
Oscar Kümmel, el gran actor, director y maestro de teatro, falleció en San Juan el viernes 14 de septiembre.

Notas > Coyuntura
TRABAJO LITERARIO y JUBILACION
El proyecto AUTORES, presentado al Parlamento por el diputado Juan Carlos Junio, permitirá que los escritores nos jubilemos a los 65 años y percibamos en las condiciones actuales unos 4.800 pesos por mes.

Notas > Coyuntura
CULTURA, SOBERANIA Y PETROLEO
Todos nos sentimos parte de un hecho histórico. Se generan estados asociados ejecutivos, deliberativos y distributivos de la política. Nuevas relaciones que ponen todo en discusión. La cultura se siente convocada y movilizada por los hechos.

Notas > A fondo
Más historia nacional y popular
La historia revisitada para abordarla en su proyección sobre el presente que vivimos los argentinos. Revisionismo o nueva historia oficial. Un debate constante.

Notas > A fondo
Desarrollo sostenible y poesía, por Aldo Parfeniuk
Desarrollo sostenible y poesía, por Aldo Parfeniuk

Notas > Coyuntura
ACE distingue al Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini
En el día de ayer la Asociación de Cronistas del Espectáculo (ACE) distinguió con dos importantes reconocimientos el trabajo del Centro Cultural de la Cooperación en sus 10 años de trayectoria. En el marco de la entrega de los Premios ACE 2012, le fue otorgada a Juan Carlos Junio –director del Centro Cultural- una plaqueta en reconocimiento al CCC por su Programación Teatral en estos 10 años, y se distinguió también a Juano Villafañe por su trayectoria y labor en defensa de la poesía.

Notas > Coyuntura
Fallecimiento de Susana Fernández Sachaos. 5 del junio de 2011.
Fallecimiento de Susana Fernández Sachaos. 5 del junio de 2011.

Notas > A fondo
ATAHUALPA YUPANQUI “ERA UN HOMBRE, Y TAMBIEN ERA UN ÁRBOL…”
Veinte años sin Atahualpa Yupanqui. Desde Villa Carlos Paz, el escritor Aldo Parfeniuk recuerda a Atahualpa Yupanqui.

Notas > A fondo
Izquierda
Para un diccionario de la tribu

Notas > Coyuntura
APORTES PARA EL TEATRO DE BUENOS AIRES EN EL SIGLO XXI.
Durante el mes de agosto de este año se realizaron una serie de mesas redondas con distintos representantes de la cultura para opinar sobre el nuevo gobierno del teatro Municipal General San Martín. Presentamos el resumen de la ponencia presentada por Juano Villafañe durante una de las jornadas programadas.

Notas > A fondo
POLITICAS DEL LENGUAJE EN AMÉRICA LATINA, por Aldo Parfeniuk
Somos, los de aquí (los de este lugar en el mapa mundial y este tiempo), usuarios “naturales” de la voz, en tanto instrumento- lenguaje que nos define en cuanto protagonistas de una cultura subalterna, propia de un Tercer Mundo cuyas muchas de sus expresiones mayores se dan a través de la oralidad.

Notas > A fondo
LABRADOR DE JOYAS OSCURAS, por Rodolfo Edwards
Con motivo de la muerte del gran poeta Juan Carlos Bustriazo Ortiz, el escritor Rodolfo Edwards nos presenta esta nota.

Notas > A fondo
Del libro de Ernesto Goldar “Buenos Aires: vida cotidiana en la década del 50”, reproducimos el Capítulo VIII: El lenguaje
"La vida cotidiana, la historia de todos los días de millones de porteños, es encilla, lenta y opaca; no es audaz, no tiene grandes ambiciones, no está a la moda, y sólo recibe de las "ondas" la mera exterioridad. Ernesto Goldar

Notas > A fondo
Del libro de Ernesto Goldar “Buenos Aires: vida cotidiana en la década del 50”, reproducimos el Capítulo VII: La cultura
"Descubrimos que la vida cotidiana es ese término medio que algunos tildan de irrelevante y mediocre, pero que se acerca más a la realidad histórica que las entelequias fabricadas por los partidarios de lo estruendoso, de la Historia como sucesión de héroes relumbrantes y fastos conmovedores." Ernesto Goldar.

Notas > Entrevistas
"Para Poe el territorio de la prosa era la verdad." Entrevista radial a Abelardo Castillo.
Una clase magistral sobre Edgar Allan Poe. Entrevista radial a Aberlardo Castillo.Este reportaje fue realizado a Abelardo Castillo por Jorge Dubatti y Juano Villafañe en el programa de radio Postales Argentinas, que sale al aire por Radio Nacional AM 870. Tuvo lugar el 28 de marzo de 2009.

Notas > Coyuntura
Falleció Leónidas Lamborghini
Despedida en la Biblioteca Nacional

Notas > Coyuntura
Concurso Homenaje a Nicolás Casullo
Ediciones Colihue y su colección Puñaladas llaman al Concurso Homenaje a Nicolás Casullo

Notas > Coyuntura
Tarjetas Artesanales de Los Molineros del Borda
Programa de alta en el Hospital Neuropsiquiátrico José T. Borda

Notas > Coyuntura
La Biblioteca Popular Parlante Sur necesita lectores voluntarios
Centro de lectura solidaria. Destinado a personas ciegas, disminuidas visuales y a todos los que no pueden leer por distintas razones

Notas > A fondo
Poesía y cultura en Argentina, por Aldo Parfeniuk
Poesía y cultura en Argentina, por Aldo Parfeniuk. Fronteras internacionales e intranacionales ante el Bicentenario.

Notas > Coyuntura
Reflexión sobre la Feria del Libro Independiente y A - FLIA, por Darío Semino
Construir un espacio nuevo y quebrar el escepticismo

Notas > Entrevistas
“Utopías, catástrofes y esperanzas.” Entrevista radial a Oscar Terán.
Este reportaje fue realizado a Oscar Terán por Jorge Dubatti y Juano Villafañe en el programa de radio El Descubrimiento que salía al aire por FM La Tribu. Tuvo lugar el 4 de junio de 2006 a propósito de su último libro presentado en el Centro Cultural de la Cooperación. De esta forma sentimos que lo homenajeamos.

Notas > Coyuntura
Homenaje a la memoria del poeta José Martínez Bargiela, por Marcos Silber
Homenaje a la memoria del poeta José Martínez Bargiela

Notas > A fondo
Manuel Puig dramaturgo
Teatro del exilio, teatro cosmopolita, teatro internacional o supranacional. Bienvenida sea, de la mano de Manuel Puig, la formulación de otra cartografía para nuestro teatro. Jorge Dubatti nos acerca un escritor para redescubrir entre todos.

Notas > A fondo
Historia del teatro, memoria del teatro: versiones y tensiones
Jorge Dubatti cuenta en esta nota como se pregunta cómo se reconocen las imágenes del pasado reciente en la historia del tiempo presente, se diferencian tanto entre sí, cómo trabaja la crítica para reconocer estos estados. Preguntas y respuestas para el debate.

Notas > Entrevistas
“No podrán con nosotros.” Entrevista radial a José Luis Mangieri.
Entrevista radial a José Luis Mangieri. El poeta y editor nos habla del debate cultural, de Libros de Tierra Firme y de La Rosa Blindada. Este reportaje fue realizado a José Luis Mangieri por Patricia Díaz Bialet y Juano Villafañe en el programa de radio El Descubrimiento, que salía al aire por Radio FM La Tribu 88.7. Tuvo lugar el 25 de febrero de 2007.

Notas > Entrevistas
“La poesía viene y se va cuando quiere.” Entrevista radial a Jorge Leonidas Escudero.
Entrevista al gran poeta sanjuanino Jorge Leonidas Escudero acerca de su libro

Notas > Coyuntura
Jornadas Nacionales de Investigación y Crítica Teatral
En la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y en el Centro Cultural de la Cooperación, la Asociación Argentina de Investigación y Crítica Teatral (AINCRIT) organiza la programación que presentamos a continuación.

Notas > Entrevistas
“Se dice que somos la primera generación de jóvenes escritores.” Entrevista a Pablo Black y Mariano Quirós.
Pablo Black y Mariano Quirós son dos jóvenes escritores y los directores de la revista Cuna y de la editorial del mismo nombre. Patricia Díaz Bialet conversó con ellos en una de las tantas salas del Centro Cultural Nordeste. Cómo es ser escritor y editor independiente en Resistencia.

Notas > Coyuntura
La Quinta Carta Abierta: Restauración conservadora o profundización del cambio
Se presenta al público y la prensa la Quinta Carta Abierta en la Librería Foro Gandhi el día miércoles 1ero de abril a las 13hs, Av. Corrientes 1743, Ciudad de Buenos Aires

Notas > Entrevistas
“Los libros que no leemos son las palabras e ideas que nos faltan.” Entrevista a Francisco “Teté” Romero.
En el Centro Cultural “Guido Miranda”, Resistencia, Chaco, Patricia Díaz Bialet conversó con Francisco “Teté” Romero, Subsecretario de Cultura del Chaco, acerca de cómo se redistribuye la cultura en el Chaco y acerca de los peligros del analfabetismo cultural.

Notas > Entrevistas
“La copla viene sola. Yo no la busco.” Entrevista a Aledo Luis Meloni.
Uno de los momentos más emotivos durante mi estadía en Resistencia, Chaco, con motivo de la “9na Feria del Libro Chaqueño y Regional”, fue la charla que mantuve con el gran poeta “chaqueñero” Aledo Luis Meloni. Su persona, su modo de decir, su visión de la realidad resultaron ser tan cautivantes y profundos como su obra. Transcribo la charla que mantuve con el poeta en su casa de Resistencia el día 1° de marzo de 2009.

Notas > Coyuntura
Fuerte apoyo a la promoción de autores, libros y editoriales del Chaco
La Provincia del Chaco acaba de aprobar una Ley Provincial de Cultura. Se trata de un gran acontecimiento político cultural. Tendrá un presupeusto importante y permitirá una calidad institucional en la cultura. No sólo contempla la tradicional actividad artístico literaria, sino que tiene en cuenta la cultura de la vida cotidiana y todo el movimiento étnico-cultural histórico del Chaco. Como parte del proyecto de gobierno de la cultura de esta provincia presentamos especialmente un informe sobre la feria del libro regional del Chaco que tendrá lugar durante la última semana del mes de febrero.

Notas > A fondo
Juguetear con las palabras
El poeta y periodista Daniel Freidemberg nos ofrece un análisis sobre los usos de las palabras y la propia lengua como política. Se trata de un artículo para debatir y profundizar conceptos.La simplificación del lenguaje político limita los discursos y la pobreza de los dicursos hace precaria la política. Las consignas y la obediencia debida generan una maquinaria de la militancia que impide la creatividad, la duda, la reflexión. Se pierde de esta forma el sentido crítico de las palabras y de las acciones. Daniel Freidemberg analiza los debates en el sector cultural, la SEA y la carta a los escritores de Jorge Altamira.

Notas > Coyuntura
La tradición filosófica judía y la tragedia de Gaza
Esta mesa redonda se propone examinar los recientes acontecimientos que tuvieron lugar en la Franja de Gaza a la luz de la vasta y compleja herencia cultural de la tradición filosófica judaica.

Notas > Coyuntura
Gaza: Una reflexión y una postura ineludibles
Durante la gran asamblea de la cultura del sábado 31 de enero de 2009 en la Biblioteca Nacional, se aprobó la declaración del Espacio Carta Abierta sobre la situación en la Franja de Gaza

Notas > Coyuntura
¡BASTA DE BARBARIE! ¡PAZ EN MEDIO ORIENTE!
Cientos de firmas fueron convocadas para que se alcance la Paz en Medio Oriente. Agregamos la lista completa hasta el viernes 9 de enero, día en que cerró la convocatoria. La solicitada prevista se editó en Página 12 el día domingo 11 de enero.

Notas > Coyuntura
Javier Villafañe no ha existido nunca
En junio de este año se cumplen cien años del nacimiento de Javier Villafañe. El poeta y amigo Leopoldo Castilla lo trata de localizar en esta nota. Es una búsqueda difícil. El reencuentro es mucho más dificil y casi imposible localizarlo.

Notas > A fondo
El peso de los días
El poeta se pregunta y se responde sobre el sentido de la palabra poética. La relación emocional entre el poeta y su herramienta forma parte de un viaje aéreo cuyo riesgo implica mantener la máquina en el aire y llegar a tierra en el momento justo.

Notas > A fondo
Razones de una supervivencia
Santiago Sylvester nos dice por qué la poesía sigue siendo fundamental para la vida del hombre

Notas > A fondo
Por qué hablamos de Postdictadura 1983-2008
Jorge Dubatti nos ofrece una serie de análisis que nos permiten entender por qué la dictadura se presenta hoy entre nosotros como continuidad y como trauma.

Notas > Coyuntura
Reflexiones acerca del V Festival de Danza Contemporánea en Buenos Aires
Cocoa Datei que representa a los corógrafos argentinos, realiza una serie de críticas a las autoridades del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

Notas > Coyuntura
La pedagogía del converso
La escuela pública en la ciudad de Buenos Aires sigue sitiada

Notas > Coyuntura
Adiós a José Luis Mangieri, humilde y grande
Quienes trabajamos en las últimas décadas con José Luis Mangieri hemos perdido un gran amigo y un gran compañero

Notas > Coyuntura
Una revista radial de cultura
Hacer una revista radial fue la idea original.

Notas > A fondo
Las políticas culturales
La distribución de los bienes culturales es un tema pendiente del Estado argentino y del propio núcleo social de la cultura

Notas > Coyuntura
Los presentes de Samuel Beckett
La vigencia de Samuel Beckett en la escena contemporánea

Notas > A fondo
Una nueva filosofía de la práxis
Un ensayo donde todos piensan: directores, actores y público. Una aventura colectiva para pensar el teatro moderno. Comentario de Juano Villafañe

Notas > Coyuntura
Un país beckettiano
Pensar la puesta en escena de Fin de partida dirigida y actuada por Pompeyo Audivert y Lorenzo Quinteros es el objetivo del crítico Jorge Dubatti en esta amplia nota sobre el mundo de Beckett

Notas > Entrevistas
"Escribir es un vicio". Entrevista a Alejandro Urdapilleta.
Jorge Dubatti entrevista a Alejandro Urdapilleta, el autor de Vagones transportan humo.

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 5
Las obras de teatro y los libros recomendados por nuestro programa para el mes de junio del año 2007

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 4
El cine y los libros recomendados por nuestro programa durante el mes de febrero del año 2007

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 3
Recomendaciones sobre obras de teatro y libros presentados durante el mes de noviembre del año 2006

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 2
Obras de teatro, libros y producción poética de la cartelera y catálogo editorial recomendados por Patricia Díaz Bialet, Jorge Dubatti y Juano Villafañe durante el mes de octubre del año 2006

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 1
Jorge Dubatti presentó la programación general del III Congreso Argentino de Historia del Teatro Universal

Notas > Coyuntura
El fantasma de la desigualdad educativa
Se anticipa una dinámica que formará engullidores de conocimientos

Ver sumario
Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de EL ÁRBOL DE LILAS, de María Teresa Andruetto y Liliana Menéndez. Por Nora Lía Sormani. Imágenes amorosas
María Teresa Andruetto / Liliana Menéndez, El árbol de lilas, Córdoba, Comunic-Arte Editorial, 2006. Por Nora Lía Sormani

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Primera Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Fermín Anastasio Grisalde, Yadi María Henao, Esteban Nicotra, Ana María Pedernera, Emilce Strucchi.




 


             
 
Publicidad | Políticas de privacidad | Términos y condiciones | Página de inicio
Copyright © 2007 EL DESCUBRIMIENTO| v1.0 | Desarrollado por Estudio M