Literatura > Poesías
 
Biblioteca Virtual de Poesía


Luis Benítez - Manhattan Song (2010)

2010-12-08
| El Descubrimiento

Manhattan Song
Luis Benítez
Buenos Aires, El fin de la noche, 2010





COMENTARIOS



EXPERIENCIA, SENSIBILIDAD Y DIALÉCTICA. SOBRE MANHATTAN SONG. CINCO POEMAS OCCIDENTALES.
Por Juan Arabia, artículo publicado la revista “Red y Acción”, de Cali, Colombia, el 7 de noviembre de 2010 (ver: http://www.redyaccion.com/red_todo/red_2010/noviembre/poeta.htm)

“Luis Benítez no sólo nos presenta un determinado momento histórico, la sensibilidad misma confluye con su experiencia de escritor sudamericano, que lejos de su tierra natal intenta pero no puede cambiar de vestimenta: una cultura que lo ha atravesado se mezcla dentro de una nueva cultura que lo atraviesa en tiempo presente. Comenzamos pronto a ver, a sentirnos extranjeros pero cómodamente. Ni Jim Morrison, ni la esplendorosa vista al Central Park o la misma Japanese Food, logran enajenar al amigo hispano que sabe que no hay un piso para él en aquella rota “pocilga”, del bárbaro que circula “en la farsa de Roma”... Desde las improvisaciones de la Escuela de Nueva York, hasta romper con ellas; desde el Vallejismo que pulveriza formas estéticas y gramaticales, hasta hacer de ese acto lo representativo de la poesía; Benítez, con la síntesis de Borges por momentos, con el delirio exacto, medido y comprensible de Dylan Thomas, con su pluma misma hoy día ya inconfundible, nos deja un retrato necesario y maravilloso del género.”
...........................................................

BENÍTEZ LE CANTA A MANHATTAN
Por Alejandro Frías, reseña publicada en el diario “El Sol”, ciudad de Mendoza, el 21 de octubre de 2010 (ver: http://elsolonline.com/noticias/viewold/50876/benitez-le-canta-a-manhattan)

“Sin dudas, este es un buen año editorial para Luis Benítez. Después de que, en agosto, el sitio publicatuslibros.com hiciera una edición de sus obras completas en tres tomos, ahora El Fin de la Noche acaba de sacar a la calle Manhattan song (cinco poemas occidentales), textos que Benítez escribió entre 1992 y 1993, cuando vivía en Nueva York. Todos estos años de gente. Manhattan song, a primera vista, parece ser una mirada más de un latino más en esa ciudad que es el centro del mundo occidental, pero apenas uno se pone a nadar en ese mar, o mejor, apenas uno comienza a perderse por esas calles ecuménicas y políglotas que propone Benítez, descubre que no se habla de un lugar y un momento cualquiera, sino que lo que se encierra ahí es la historia de la gente de a pie, de la que trabaja y sobrevive, de la que emigra y se integra, de la que huye corriendo hacia delante. Así, es la vida la que se abroquela en este canto a Manhattan; la vida de las personas que hacen la ciudad. Por eso, vistos a la distancia de las casi dos décadas trascurridas desde su escritura y de la casi década de la lluvia de fuego de los aviones sobre las Torres Gemelas, los párrafos de Benítez prefiguran los destinos de esa nueva Roma.”
........................................

LA CANCIÓN DE MANHATTAN
Por Jorge Gómez Giménez, reseña publicada en la revista Letralia, en Cagua, Venezuela, Año XV - Nº 241, el 1 de noviembre de 2010 (ver: http://www.letralia.com/241/breves.htm)

“La editorial argentina El Fin de la Noche ha publicado el poemario Manhattan Song, cinco poemas occidentales, del escritor Luis Benítez (Buenos Aires, 1956), en formatos digital e impreso. Escrito a principios de los años 90 en la isla que le da su título, el libro de sesenta páginas aspira, según su autor, a una universalidad basada en el multiculturalismo neoyorquino. “Difícilmente se pueden buscar con ingenuidad en las páginas siguientes referencias a esa ciudad, rasgos anecdóticos o cualquier otra cosa del mismo tenor”, dice Benítez en el prólogo. “El Hudson puede ser el Yang Tzé o el Mapocho o el mismo Río de la Plata”.”


...............................................................................................................


Poemas de: MANHATTAN SONG



UN NOMBRE TRABAJA MIENTRAS CAE LA NIEVE

Entre unos cobertizos con pilas de basura en cada puerta
Armados de apuro por la fatiga del caballo y del brazo
Todavía tres días después de la derrota un ciego canta.

De pie sobre una montura que apenas lo eleva del suelo
En la pendiente entre los pinos canosos
Y el indiferente vociferar de los tendidos que piden
Su puchero y su vino y una ramera que vieron
Antes de llegar a Quíos un ciego canta
Al ritmo de su lira de madera.

Sentado en la penumbra su criado deja el ojo asustado
Volar por los rostros cuando los alumbra el fuego
No lo distrae vigilar las mulas sino el cálculo
De la moneda de bronce que el oficial cansado
Le dejará en la mano cuando el ciego calle
Y él recorra los fogones con el sombrero en la mano
Y una sola palabra en la boca: “Caballeros…”

Alguien sale de su tienda remendada absorto
Camina dos pasos y se queda mirando al ciego
Y no ve nada por el peso de una decisión
Que le concierne y no ha tomado.
Una decisión que nada tiene que ver
Con las batallas. Alguien orina y se ríe
Contra un árbol. Otro borracho se calza
El casco de bayas crines de caballo
Aúlla un juramento horrible y se desploma
entre los camaradas de corazón fraterno.

Alguien busca en la radio no sabe qué ni dónde encontrarlo.
Sólo produce una voz multicolor
Sin partes pero su afán es largo.

El ciego tiene un traje nuevo y una voz ya entonces
Ronca donde se quedó el invierno. Hace una pausa
Y bebe lo que le alcanza un interesado -el único-
En volver a escuchar cómo enloquece Ajax
O qué suerte le aguarda a Héctor como si el ciego
Fuera a cambiar el suceder ficticio
Más severo que el otro.

Aunque, ¿quién obliga a esa bella palabra caballo
A referirse a esa sombra plateada?
Entre el sonido y la bestia
Algo contento pasa.

En el derrotado y ruidoso campamento
Donde ya las brasas se consumen
Las brasas que a lo lejos semejan
El dibujo de un archipiélago
En los mares oscuros fulgurante
Mientras la nieve vuelve
Y las otras voces se apagan
En murmullos
Mientras la nieve vuelve
Un ciego canta cerca de su criado
Y de sus fardos y nadie
En la región sabe su nombre.

Un camino insuficiente será posible:
Dividir el mundo entre el ciego y alguien.

“Cantá, odiosa, la cólera de Aquiles.
Bueno, desde entonces sólo amo dos cosas:
Los enigmas, las paradojas y los juegos de palabras,
Donde la palabra cazador aguarda inmemorial
El imposible paso de la palabra ciervo
Por el laberinto de la palabra diccionario
Para manchar de repetidas palabras sangre
La palabra verde. Queda claro mortales
Que yo no me visto para los otros
Sino solamente para mí.”


..............................................................................................................
.

UNDERGROUND NEW YORK

Arriba sopla el cannabis
El viento de la ciudad entre los que hablan solos
Y aquí abajo los trenes brillan y van y vienen
Por el cribado laberinto. La mujer negra borracha sola
A medias incorporada sobre el banco de la estación Lexinton
Le explica interminablemente al prudente policía
-Oigo apenas entre el bosque de sombreros que sonríen
Las blancas manos que aprietan sus carteras
Los impávidos latinos que como yo
Son bárbaros en la farsa de Roma-
Los detalles de una muerte –es su esposo un niño o su trabajo-
Que la llevaron al abandono de la recta vertical de su cuerpo larguísimo
Al charco que bajo el banco de la culpable se derrama. Al abandono.
Entonces la pequeña japonesa
-Dónde dejó la vitrina minúscula de su caja de música
El tu-tu absurdo como la envoltura de un bombón
A mitad de camino entre los agujeros de las medias de baile
Y la cara de la loca-
Hizo un rotundo croisse
Burlando con su pelo amarillo
Las mandíbulas verticales
Clavada en puntas de pie sobre el piso en movimiento
Un lago de los cisnes a toda carrera
Bajo el piso nevado de Manhattan.

Luego el vaso blanco de su delicado y dignísimo gesto
Entre saltos y reverencias y miradas a otra parte
Sin abandonar el otro lado desde donde no nos miraba.
Dónde estaba la pequeña japonesa
En qué salón de luces y de aplausos
Cuando en medio del vagón inclinó el tronco y la cabeza
Y extendió las manos de uñas despintadas
La boca torcida por su risa demente.

En el fondo del vaso sola como su alma la moneda.



.................................................................................................


LA SUERTE DEL AMOR EN LA POSMODERNIDAD

Alguien dijo que nada queda de distinguido en este mundo
Salvo el hábito de la cacería de osos polares
En el verano ártico. Aunque parezca obscena,
Es una actividad ejecutada seriamente:
Familias enteras viven de este afán de conservar
Algo distinto, inmaculado todavía.

Hay hombres serios cada primavera calculando
Que con lo que dé el verano enviarán en invierno
A sus hijos a la escuela. Sucede en tierras tristes:
Kholokohak, Furstboro, Saint Felicien
Son algunos de esos lugares donde,
A medida que se retiran los mosquitos
Y la niebla cede, tienden la vista a lo lejos
O acechan el teléfono, atentos
A la agencia que solicitará sus servicios.

Dos meses después, cuando todo haya sido concertado,
La aurora boreal hará iridiscente el paisaje cubierto
De nieve sucia mezclada con barro y ramas,
Grandes montones peligrosos por donde
Estos hombres graves fumarán sus Marlboro
Guiando pausadamente al extraño al mismo sitio,
Al mismo oso muerto el verano anterior.

Luego las fotos, los mesurados festejos,
La alegría que tiene que haber en ese momento.
La alegría es un deber como cualquier otro.

Cualquiera sabe que la ballena azul
Es el más grande animal que jamás haya existido
Y que no se conoce actualmente su número,
Aunque se estima que quedan demasiado pocas
Para el decoro del planeta.
Un animal tan enorme debe ser, asimismo, conservado.

Los sonares y electrodos de la base de estudios de la vida marina en Maryland
Han detectado un nuevo sonido emitido por las grandes azules:
Es como un aullido asqueroso, un chillido de miles de ratones
Encerrados en las bocas de estas bestias, donde pueden
estacionarse cómodamente algunos automóviles.

Achicharra los nervios escuchar ese sonido.
Hace veinte años no existía.
Pero los códigos sólo se conservan desde entonces.
Se dice que son tan pocas, que han desarrollado
Ese sonido especial para llamar al imposible otro
De su especie. Es el deseo, que busca su eficiencia.

Que a veces, pasan su vida entera recorriendo
Los siete o más mares que hay buscando, buscando.
Finalmente mueren emitiendo ese sonido,
Cada vez más débilmente, hasta que cesa del todo
Y unas decenas de toneladas de carne se depositan
En el légamo del fondo del sueño.

Una remesa nueva y silenciosa, al cabo de un tiempo
-fácilmente calculable- trocada en alguna capa más
de grano fino que engrosa la cubierta.

También están el tipo la tipa que descubren en la carroña
Que les ha tocado en suerte muy buenas cualidades:
La nobleza es una cuestión de la imaginación. Hace la vida
Más llevadera desde el desayuno hasta la cena.

Luego, lamentablemente, se sueña toda la noche con lombrices,
Grandes lombrices anilladas que te comen las articulaciones lentamente.
Tienen todo el tiempo de este mundo.

Pero ella/él son lo mejor que nos podía haber pasado.
Mirá si no todavía fresca esa gotita de sangre,
Esa gotita, que es todo lo que queda aquí, a la vuelta,
Del desgraciado/la desgraciada que se había animado
A vivir sólo consigo. Entiéndase: a solas con todo Eso.

Claveteando la puerta infatigablemente, arrimando muebles,
Poniéndole toda suerte de obstáculos, hasta comprender
Que es el monstruo mismo quien nos alcanza los clavos.

Desgraciadamente son la gente
Más romántica de este mundo: Sufren todavía más,
Dulces transformaciones del hombre y la mujer,
Obligadas a salvarse de la locura por el trasvestido salvavidas,
Adán con portaligas, eva con bigotes, representando
Incansablemente, dulcemente, áridamente,
A los últimos héroes de la sexualidad.

No son ciertamente ninguna alternativa.
Ya tampoco tienen ninguna novedad.
Hay una rutina, siempre
en lo humano hay una rutina.

¿Y qué hay de los vampiros, el don juan tirapedos,
la chica del adiós sin caspa sobre las tetas mayúsculas,
torneada a la lentejuela sobre la barra? Nadie
en su sano juicio tomaría eso en serio.
Pero bien pensando, ya no queda nadie
En su sano juicio en este fin de siglo.
Hasta esas reminiscencias son posibles.

Claro que habría antes que proyectar una película o dos,
Poner música, no sé, crear un clima que se hiciera
A sí mismo sostenible. Pocas cosas dependen
Tanto del ambiente. Habría que andar siempre
Con toda esa escenografía al hombro,
Y eso es trabajo duro, pesado alquilar tantos camiones.
Definitivamente otra cosa que no sirve.
Existe también la cuestión del presupuesto.

La hora exacta, los extras preparados, las luces, los diálogos casi,
Casi naturales, esa mesa blanca, el florerito, la curva del gabán exacta,
Exacta. Aquí el amor es cuestión de exactitud. Hay matemáticas.

Impensable el tema de los hijos que desayunan y vuelven luego
De la escuela, el pijama a rayas, esas madres contentas, los primos,
Las tías, los abuelos, bisabuelos, tatarabuelos, toda la colección
De cretinos en “un largo viaje hacia el final de la noche”, oh Céline,
Confundidos en un inaudible aplauso que es el de toda la especie.

Lo de la simulación es otro tema, todo sería más fácil si fuera posible,
De alguna real, definitiva manera, someter al otro.
Si nos creyera, si no se retorciera de risa cuando lo dejamos solo,
Creyendo que creímos que creía. Porque detrás del ojo brilla
Siempre esa luz fatídica, ese jugar a los dados solamente
Porque todas sus facetas están en blanco.

El amor, esa Cosa, esa porquería que insiste.



.......................................................................................................



JAPANESE FOOD

Cuál es su nombre usted era otra antes
Y ella se alegró de que hubiese alguna diferencia

Carmen López y usted es el primero que lo pregunta
Tomó mi sombrero y aquel ridículo impermeable verde
Que tanta gracia te causaba

(Aunque fuiste vos quien me lo regaló, en el momento
de abrir aquel paquete lo habías olvidado)

Mal de Simmons o de Porter o de ti,
Me dijeron un nombre y lo he olvidado

Carmen López me llevó hasta tus habitaciones
Donde sonreías entre cajas de pizza
Vacías, tiradas por el piso, o colocadas
Como si fueran pañuelos de batista
Sobre los mismos muebles
Que trajiste al abrir la casa

Esa casa que parecía haberse cerrado sobre vos
Sabía que habías engordado mucho
Alguien me dijo
“ha engordado mucho”
y lo siniestro era el tono
de “a mike le amputaron ambas manos
no mires mucho sus ganchos” del discreto

Y yo luché con tu imagen repetida miles y miles de veces a tamaño natural
Y en todo el mundo colocada en la puerta de las casas de artículos fotográficos

La del traje de baño y la sonrisa
Una chica de marca me miró con tus ojos detrás
Muy detrás muy adentro de tu figura como una silueta perfecta
Encerrada todavía en su bloque de mármol

Eso no era tan malo: yo no perdía de vista a la chica
Y Carmen López jamás la había conocido

Lo que me entristeció fue que tomaras la caja de pizza más cercana
Y me invitaras “japanese food” moviendo malamente tus labios
Que parecían tan pequeños en tu cara

Por jugar y por distraerte o por decirte algo
Te enumeré las ventajas que había en incorporar
La narrativa y mejor todavía la descripción
A los viejos arpegios de la poesía

Ahora que la prosa desdeña sus métodos y las fronteras
Entre los géneros levantan sus barreras
Para que pasen las mismas palabras de uno y otro lado
Las manos a la nuca y trotando
Apresuradamente por el puente
Apenas intercambiando rápidas miradas de inteligencia
Y gestos de saludo en la mitad
Aprovechando la fingida distracción de los guardianes
Pero corriendo
Corriendo siempre al otro lado

Japanese food comimos luego
Momentáneamente en silencio
Y sentí que masticaba tu imaginación
Y que su gusto era bueno
Y que ya no pesabas sobre mi corazón
Como al comienzo

Edgar Allan Poe decía lo de las campanitas y decía que no existía
tema más triste que la muerte de una mujer joven y hermosa

Querida

No es ligero ni frívolo ni estúpido decir
Que en nuestro tiempo la muerte es la gordura


............................................................................................................



EL HUDSON


Cuando la tomamos demasiado en serio,
La poesía empieza a tomarnos en broma:

Dónde es el papel, en qué otro cielo
Vuela este insecto porque yo lo escribo.
Por qué cadencias la madurez de su ausencia
Se troca en lo que ya antes sin yo saberlo era
Una agregada catástrofe, quizá feliz,
Sin que sea del todo aquí la falta del volumen
Y del peso, casi inconsistente pero ya
Medianamente cierto, éste
Que revolotea entre el cuarto y aquel cielo,
Sin duda tan entero como nosotros
Lo estamos de su lado.
Y si no, certidumbre decíme
De dónde viene y adónde va
Su desafiante respiración
Que señalás como ajena y es suya
Aunque lejana, en trayecto.
De igual modo allí están
Cuantos y cuanto no veo,
Adonde el insecto va y donde vuela...

¿Querés cuál insecto, decíme, tras esos bordes?

Nadie conjura nada que no lo haya evocado.

Y leer que es buscar
Lo que más se teme,
El otro acto tan indivisible
Como el caballo o el hombre del centauro,
No es atravesar ningún borde
Sino en la misma vigilia otra repentina forma;
Las manos que vuelven cada página
Abren la maleza de una ambigua selva.
Atardece, es de noche en la ciénaga,
Ya ves como obediente a la luz que declina
Se ha posado a cantar en la orilla vecina,
Las alas contra el cuerpo, inocente de todo.
Nada puede ocurrir si le acierta esta piedra.


I.
¿Qué otro río es éste bajo el nombre
Sino el mismo río que te mata, Heráclito, en sus aguas?
Las saladas y las dulces son el idéntico
Caudal que las transporta:
Una orilla es el Hudson, otra es el Ganges
Y hay otra orilla, además, para otros nombres.

Ancho y angosto, largo y corto río del mundo
Al que tomamos por sus meandros:
Incluso el que gotea en sus sótanos profundos.
Todo es la orilla: ni la rueda ni el fuego ni el lenguaje
Salieron jamás hacia otras tierras que no fueran esta azul Mesopotamia.
Siempre atrás, siempre adelante,
Nunca supiste, Almirante,
Cuán interiores
Eran las aguas que cruzaste.

Así es de noche y es de día en cada mitad del río.


II.
Qué ingenuo, viejo Hudson, el que creyó
Que iba a hablar de vos y del Rin y del Danubio,
Cuando esta noche he bebido tus metáforas
Como allá enfrente ¿es New Jersey? alguien bebe
Su vodka, su arak, su whisky, el usho de las Cícladas,
El vino negro y espeso de un fuerte mediodía.
El trago de tus aguas que emborrachan lleva
Al centro mismo de tu corriente múltiple:

Cuanto más quito de ella, más le devuelvo.

¿Qué relación habrá, íntimo Hudson, entre vos
Y este río al que veo escurrirse entre los puentes,
Este sí, seguro, de la estirpe del río único del que habla el primer canto?
Cuánto se aclararía y se enturbiaría de saberlo,
Entre un juego del mundo y un juego de palabras.
Pero tenía que engañarte a vos que leés o a vos que escuchás
(¿Dónde, en qué lugar correrá ahora, después de escrito,
El poema-río?) para que con menos desconfianza
me acompañaras a estos movedizos remolinos,
donde como en el desorden de una sopa de letras
muchos nombres se asoman y se esconden.
Me pregunto también qué pasaría si estuviera a mi lado
un poderoso policía, un hombre bueno,
y tuviera que explicarle todo esto paso a paso,
la intoxicación con agua que no está
pero que sí, también ella deja su huella en el aliento
y un andar trémulo y distante,
es esto ya una experiencia rara en el mundo
pero igualmente fácil de confundir con otras dilatadas pupilas,
con otros pulsos alterados, con otras alucinaciones ¿más baratas?
Ni hablar de las secuelas. Crea un hábito incontenible.
En otros tiempos seguramente había quien mataba para proporcionársela
(¿Me escuchás Gilles de Rais?
¿Me escuchás gran Tiberio debajo de la tierra?)
O nunca hubo nadie en ese trance.
Ni siquiera alguien que muriera por ella;
viejo Hudson de la mente, vos que sos su objeto y su riego
tendrías que saberlo y que decírmelo.

Ya nadie dice “caballo”
y hay un potrillo nuevo sobre el mundo.
Maldecí, bendecí, de ahora en más
el pan que llevés a tu boca sabrá a contradicción.

...............................................................................................................


PRIMER PISO: ELIANNE MCGOHAN

Ella estuvo en Miami
Aquella noche inolvidable
En que Jim Morrison cerró las puertas
Y se subió desnuda al escenario
“The old sacred spirit is alive!”
“The ancient holy ghost is alive!”
Gritaba en brazos de la policía
Y se golpeaba el pecho hermoso y bamboleante
“Santa, santa, santa” aullaba
En vez de “miserere”
El borracho panzón desde el micrófono
Le arrojó aquel beso
Antes de que se la ocultara
La Vía Láctea que había bajado hasta el escenario
Ella hoy tiene su Ph.D.
Y él su Pére Lachaise
Ambos enseñan poco pero bueno
Tres días a la semana
Ella en el salón correctamente iluminado
El en el más oscuro rincón del baño público
Apenas los separa un muro
Y unas pequeñas, eficientes puertas:
Es una suerte para todos
-ella incluida- que conozcan
Tan bien este trabajo
Y tengan tantos años en su oficio



..............................................................................................................


SEGUNDO PISO: ELIOT DI NUCCI

Nadie estuvo en el pasado
Y ninguno habitará el futuro.
Sólo existe este departamento,
La ventana que da a Central Park,
El tedio infinito de mis piernas inválidas,
El reloj que indica que dentro de dos horas
Vendrá la enfermera profesional
No sabe todavía lo que dice.
Mi vida no importa:
Una sola cosa late entre estas desiertas paredes
Y hace mucho que no es mi corazón.
En alguna parte, en algún cajón, una Beretta 40
Recuerda que vengué a mis piernas con ella,
Un día improbable, indefinido, de 1964,
Desde esta misma silla de ruedas,
Vaciándole el cargador a Moe “Ametralladora” Carrick,
No lejos de aquí, en una esquina que he olvidado.
Debajo de la pistola un viejo diario amarillento
Da todos los detalles de mi asunto.


...............................................................................................................


TERCER PISO: FIONA LARA FREDERICKSEN

Las tapas de la mitad de las revistas de la Tierra
Ofrecen mi retrato y buena parte de ellas
Se apilan hasta el techo en este piso
Y en esta vida donde sonrío a solas.


...............................................................................................................


CUARTO PISO: MAURICE Y MIRIAM PODOLSKI

Las antigüedades no tienen lugar
En nuestro piso, son sólo para vender,
De 8 AM a 8 PM ocupan nuestras vidas
Y luego, al abordar el metro tomados de la mano,
Como lo hacemos desde hace 45 años,
Las olvidamos en el negocio cerrado.
En la casa postales de nuestros hijos,
Venidas de Israel, de Missouri y de Idaho,
De Venezuela, de Salt Lake City y de Baviera,
Desplazan a las lámparas firmadas,
Los camafeos, las espadas y los jarrones.
Todas las noches, después de cenar,
Solos en la sala, contemplamos
Esas cartulinas resquebrajadas,
donde la tinta ya se desdibuja,
donde las palabras se transforman,
como lo hicimos la primera vez,
Cuando todavía alguna de ellas
Era echada por debajo de la puerta.
La vida es algo que siempre
Hay que cuidar de las polillas.


...............................................................................................................


QUINTO PISO: MOHAMED, ZACHARIAS, RICHARD, ALDOUS “CRAZY HORSE”, BUZZY Y, OCASIONALMENTE, ALGUNAS CHICAS SIN NOMBRE DE LA B AVENUE

Qué cuidado ponemos a pesar de las tantas veces que alguien se ha dado cuenta & han entrado en este piso los cerdos una vez derribaron la puerta & el asunto hasta salió en los diarios aunque buzzy dice que nadie ya lo recuerda de todos modos ¿qué estoy diciendo? & quién es nadie para saber de nosotros si tienes cautela hombre & si depositas cada mes cien dólares en la corte el desgraciado del dueño no logrará echarte a la calle con todos tus amigos es una ley de 1953 la que nos protege además somos veteranos
Recuerdo que richard que ahora no puede mover el brazo derecho por la heroína era el más alto del grupo & el más loco & el primero que dijo “metamos a la perra en la tina” esa vez que interrogábamos fuera de las reglas en ¿dónde? ¿a quién le importa? Algo sucedió en 1965 éramos tan jóvenes & metimos a la mujer en la tina & trajimos los bidones de napalm & un fósforo éramos tan jóvenes & estaba tan lejos la vergüenza de hanoi
Tiño mis canas como todos los demás, como hace aldous crazy horse aunque ya era calvo al entrar al servicio & le da miedo asomarse al espejo
¿Alguien se enteró? soy un negro desmemoriado pero estos cuatro blancos son todo lo que queda del pelotón & desde entonces estuvimos siempre juntos y no recuerdo si era buzzy o zacharias quien tenía el alquiler del piso ellos tampoco lo recuerdan nadie recuerda nada eso es lo bueno de este país & si tenés tacto amigo nadie te tocará el hombro & dirá ves esta placa & te leerá tus derechos
Son mi familia & regulamos el paso cada viernes sólo cada martes & viernes usamos las hipodérmicas o cuando creemos que es viernes & uno solo de nosotros sale cada tanto a buscar comida tenemos las pensiones & tenemos cuidado al andar por los pasillos o al tomar el ascensor como si el viejo charlie estuviera a las nueve & aquí ya no podemos usar los fusiles de asalto las granadas los morteros aunque cada tanto oímos los helicópteros y nos arrojamos todos cuerpo a tierra por las ráfagas en el gran salón donde no queda ya un solo mueble aunque yo guardo en alguna parte “la browing” ah zacharías que fue a la universidad la llama el poeta lakista dice estupideces dice que “la browing” es la reencarnación de un poeta inglés
Hace 27 años que nadie se da por enterado de que seguimos aquí y eso es bueno
Traemos putas para fotografiar



...............................................................................................................


SEXTO PISO: FRANCES GOBERNOR-COLEMAN

Yo, la única hija de Algernon Gobernor-Coleman,
Que conocí el esplendor de este país
Antes de que llegaran los italianos, los irlandeses
Y los musulmanes, antes de que desembarcaran
Con sus hijos en el vientre los hispanos
Y los armenios y los judíos que huían de los zares,
Duermo mi sueño eterno detrás de una falsa pared
Del baño, inyectada de formol, emparedada
Por mi esposo para quedarse con toda mi fortuna.
Hace casi cien años que me pudro
Discretamente, sin olores ni gusanos,
Sin prisa, en este piso olvidado
Por albaceas, abogados y jueces.
Yo que conocí el suave contacto de la seda
Y la caricia del satén, el mimo de la piel de marta,
El aroma de la menta salvaje en la hacienda de Virginia,
Desde hace un siglo sólo rasco helados ladrillos
Colocados en apresuradas hileras frente a mi nariz
Y luego el sudor del cemento cuando hace calor en Manhattan.
Inmóvil pero todavía de pie,
Separada para siempre de un mundo
Que hicieron los míos
Pero que ya no se me parece.


..............................................................................................................


SÉPTIMO PISO: LEONARD BARRYMAN

Vine de Minnesota con mi título y mis libros
A conquistar las universidades del Este,
A imponerme a los deseos del mundo
Demostrando que en un mismo tiempo
Viven Epicuro y Alcestes, Jorge Washington y Lincoln.
Creí que todo era posible en base a una férrea voluntad,
Como me enseñaron la iglesia metodista,
Mis otras lecturas y mi abuelo que era capaz,
A sus ochenta y un años, de doblar una herradura
Con la fuerza de sus dedos vueltos rojos y blancos.
Agonizo en una burocracia que ya tenía otros gustos,
Y mi clase está compuesta por muchachos burlones,
Que no saben ni estiman lo que representó Napoleón.
Cada noche, temo a los drogadictos al bajar del autobús
Y me escurro entre las sombras, una sombra yo mismo,
Creyendo que en mi oscuro centro aún brilla
Algún canon, que soy esa leve luz complacida de sí misma,
Aunque todo demuestre que la nieve la cubrió
Y el calor la derritió. Soy el que soy, repito
Al dejar el ascensor y desde el fondo de la penumbra
Que envuelve los pasillos mi vida entera se ríe
Y me arroja cada palabra que dije como un escupitajo.
Cuando cierro la puerta, esa risa persiste.


..............................................................................................................


OCTAVO PISO: FERNANDO MEDINA Y GUIMARAES

Vivo en el piso que fue de mis padres:
Lejos quedaron sus sudores y sus pesares.
Podría vivir muy bien en otra parte,
Pero me complace recordar,
Entre estas cosas y muebles conocidos,
Que me elevé de entre los míos
Como un dios en una máquina.
Vivo en el piso que fue de mis padres:
Aquí avarientamente juntaron cada dólar
Para educarme, cuando este era un barrio despreciable
Y ellos la hez del planeta arrojada a esta playa
Todavía con vida como para engendrarme.
Y crecí como un monstruo, como algo notable.
Soy el futuro sin freno y ya nadie podrá pararme.

Vivo en el piso que ya fue de mis padres.


...............................................................................................................


NOVENO PISO: PENT-HOUSE

La puerta, las paredes, el empapelado, las formas. Las cortinas, las alfombras, los ceniceros, las cómodas. Los armarios, las mesas, las sillas, los sillones. Las ventanas, los atardeceres, las madrugadas, las noches, los amaneceres. La cocina, los enseres, los utensilios, los manteles. Los pasillos, las sombras, el aire a encierro, una puerta entreabierta, la humedad, la ceniza. El polvo, las telarañas, los ruidos de la calle. El baño, las goteras, los mosaicos, el espejo, la ducha, las rajaduras, el óxido. Los insectos muertos, la mugre, las colillas, los enchufes. El dormitorio, las sábanas, los libros, las luces apagadas, las almohadas. El televisor, la radio, los cables, las revistas. El salón de estar, el techo, la biblioteca, el par de sillones, la mesa baja, los periódicos, la lámpara de pie, el aparato de aire acondicionado. El balcón, las plantas de tiesto y el vacío.





BREVE CV DE LUIS BENITEZ

El poeta y narrador Luis Benítez nació en Buenos Aires el 10 de noviembre de 1956. Es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, (EE.UU.) con sede en la Columbia University, de la World Poetry Society (EE.UU.); de World Poets (Grecia) y del Advisory Board de Poetry Press (La India). Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poètes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia. Miembro de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la República Argentina. Ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, entre ellos el Primer Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes (París, 1991); la Mención de Honor del Concurso Municipal de Literatura (Poesía, Buenos Aires, 1991); el Segundo Premio Bienal de la Poesía Argentina (Buenos Aires, 1992); el Primer Premio Joven Literatura (Poesía) de la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat (Buenos Aires, 1996); el Primer Premio del Concurso Internacional de Ficción (Montevideo, 1996); el Primo Premio Tuscolorum Di Poesia (Sicilia, Italia, 1996); el Tercer Premio Eduardo Mallea de Narrativa (Buenos Aires, período 1995-1997); el Primer Premio de Novela Letras de Oro (Buenos Aires, 2003); el Accesit 10éme. Concours International de Poésie (París, 2003) y el Primer Premio Internacional para Obra Publicada “Macedonio Palomino” (México, 2008).
Sus 24 libros de poesía, ensayo y narrativa han sido publicados en Argentina, Chile, España, Estados Unidos, México, Venezuela y Uruguay y obras suyas fueron traducidas al inglés, francés, alemán, italiano, flamenco, griego y macedonio.
Recientemente, la editorial española publicatuslibros.com editó en e-book, en 3 tomos, sus “Poemas Completos (1980-2006)”, con ensayo introductorio del Prof. Luis González Platón, de la Universidad de Madrid. La descarga gratuita de “Poemas Completos” puede hacerse desde:
www.publicatuslibros.com




Descargar Archivo

 

 
Últimas notas
Literatura > Críticas
Teatro: Crítica de LA NOCHE A CUALQUIER HORA. Por Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz.
Un universo erótico, plástico desde las imágenes que forman parte de la escenografía, musical en las voces y los sonidos que acompañan y suman a las palabras de la poeta una magia que existía en ellas, pero que de ese modo vibran en escena y llenan el espacio.

Literatura > Críticas
Teatro: Crítica de LA NOCHE A CUALQUIER HORA. Por Andrea González.
“La noche a cualquier hora” es un espectáculo que bombardea sutilmente los sentidos, desde una escenografía concreta donde el rojo orada la razón, la sensualidad del saxo abraza la atmósfera y dos hermosas mujeres con brillantes prendas y sensuales movimientos cautivan la mirada, mientras las palabras van tomando peso, cuerpo y creando infinitas imágenes.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LA QUE VA, de Patricia Díaz Bialet. Por Jorge Dubatti.
La que va de Patricia Díaz Bialet no es un libro de poesía sino un conjunto de libros de poesía, una pequeña biblioteca poética.

Literatura > Poesías
Biblioteca virtual de poesía
El Descubrimiento inicia una selección de la poesía argentina y mundial. Distintas generaciones, diversas tendencias, todas las voces.

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Agualava (2009)
Selección de poemas del libro: Agualava

Literatura > Poesías
Amanda Tomalino - Toda la noche afuera (2015)
Selección de poemas del libro: Toda la noche afuera

Literatura > Poesías
Teresa del Valle Salinas - La certeza del árbol (2014)
Selección de poemas del libro: La certeza del árbol

Literatura > Poesías
Daniel Calabrese - Ruta Dos (2013)
Selección de poemas del libro: Ruta Dos

Literatura > Poesías
Marizel Estonllo - Láudano (2011)
Selección de poemas del libro: Láudano

Literatura > Poesías
Rubén Devoto - Y en la noche giralunas (2014)
Selección de poemas del libro: Y en la noche giralunas

Literatura > Poesías
María Elena Rocchio - El misterio posible (2014)
Selección de poemas del libro: El misterio posible

Literatura > Poesías
Susana Trajtemberg - Pájaro es mi sombra (2014)
Selección de poemas del libro: Pájaro es mi sombra

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por Raquel Barthe para El Descubrimiento.
Sábados 19.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por Gabriela Stoppelman para El Descubrimiento.
Sábados 20.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA.

Literatura > Poesías
Biblioteca virtual de poesía
El Descubrimiento inicia una selección de la poesía argentina y mundial. Distintas generaciones, diversas tendencias, todas las voces.

Literatura > Poesías
Gloria Oscares - La brisa ancha (2013)
Selección de poemas del libro: La brisa ancha

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Refugio de altura (2014)
Selección de poemas del libro: Refugio de altura

Literatura > Poesías
Cristina Pizarro - No sabré el final del tiempo (2014)
Selección de poemas del libro: No sabré el final del tiempo

Literatura > Poesías
Andrés Bohoslavsky - Una noche en bosque-poesía y otros poemas (2014)
Selección de poemas del libro: Una noche en bosque-poesía y otros poemas (2014)

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por César Melis para Revista Luz Cenital.
Sábados 19.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de CORTÁZAR, de Eduardo Gilio. Por Patricia Díaz Bialet.
Eduardo y Verónica aman a Cortázar. Y Cortázar ama a Eduardo y a Verónica. De esto último me doy cuenta porque las palabras de Cortázar que rodean a Verónica sobre el escenario se encienden repentinamente cada vez que ellas las pronuncia.

Literatura > Poesías
Gustavo Tisocco - Terrestre (2012)
Selección de poemas del libro: Terrestre

Literatura > Poesías
Sergio Giuliodibari - Los padres de la patria (2010)
Selección de poemas del libro: Los padres de la patria

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de POETA EN NUEVA YORK. Por Patricia Díaz Bialet.
Lo hechizante consiste en que, aunque el actor no titubea en absoluto al emitir sus palabras, no podría decirse que ha memorizado el texto correctamente. Porque, a decir verdad, parece que no estuviera diciendo un texto, sino que estuviera creándolo mientras lo dice. Como si la génesis de ese fluir de imágenes en la mente de Lorca -esa catarata, ese alud, ese aluvión- estuviera siendo representada sobre el escenario.

Literatura > Poesías
María Granata - Color humano (1966)
Selección de poemas del libro: Color humano

Literatura > Críticas
LOS POETAS DE MASCARO. Comentario de Ana María Ramb
Ediciones Desde la Gente ofrece en este tìtulo una selección de poemas de Luis Alonso, Leonor Garcìa Hernando, Nora Peruin, Sergio Kisielewsky y Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Leonardo Martínez - Las tierras naturales (2007)
Selección de poemas del libro: Las tierras naturales

Literatura > Poesías
Leonardo Martínez - Estricta ceniza (2005)
Selección de poemas del libro: Estricta ceniza

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Rubén Sacchi.
Seis capítulos componen este volumen y, en ellos, muchos poemas precisan un origen o una fecha: un pueblo en el Norte, un lugar en la calle Humahuaca, que seguramente serán, por publicarse, hitos de relevancia en la vida de la poeta.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Leonardo Martínez.
Si yo tuviera que resumir en pocas palabras la poética de Patricia Díaz Bialet, diría poética de la libre sensorialidad y de la sexualidad sin disfraces.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de CIEN AÑOS DE TEATRO ARGENTINO, de Jorge Dubatti. Por Juano Villafañe.
La historia del teatro argentino es la suma de diversos acontecimientos, de los muchos teatros que han impactado a lo largo y ancho de todo nuestro territorio. Recuperar entonces la historia de lo perdido no deja de ser una gran aventura teórica, epistemológica e inclusive ontológica.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LOS VILLAFAÑE. POESÍA FAMILIAR, por Noe Jitrik
El poeta y crítico argentino Noé Jitrik realiza el prólogo del libro Los Villafañe-Poesía Familiar editado por Colihue y con el apoyo del Fondo Nacional de Las artes. Una recopilación de la poesía de Javier Villafañe, Elba Fábregas y Juano Villafañe.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LOS POETAS DE MASCARÓ. Por Juano Villafañe.
Acaba de presentarse el libro Los Poetas de Mascaró de la Editorial Desde la Gente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Se trata de una selección de la obra de los escritores Leonor García Hernando, Nora Perusín, Luis Eduardo Alonso, Sergio Kisielewsky y Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Atilio Castelpoggi - Cuaderno de Noticias (1956)
Selección de poemas del libro: Cuaderno de Noticias

Literatura > Poesías
Heather Thomas - Papeles de Resurrección (2004)
Selección de poemas del libro: Papeles de Resurrección

Literatura > Poesías
Omar Castillo - Los años iniciales en el vacío, 2001-2008 (2008)
Selección de poemas del libro: Los años iniciales en el vacío, 2001-2008

Literatura > Poesías
María del Mar Estrella - El Cíclope (2011)
Selección de poemas del libro: El Cíclope

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Profanaciones ínfimas (2011)
Selección de poemas del libro: Profanaciones ínfimas

Literatura > Poesías
Esteban Nicotra - La vida que se vive (2006)
Selección de poemas del libro: La vida que se vive

Literatura > Poesías
Sandra Cornejo - Partes del Mundo (2005)
Selección de poemas del libro: Partes del Mundo

Literatura > Críticas
Libros: En torno a PROFANACIONES ÍNTIMAS, libro de Osvaldo Ballina. Por Sandra Cornejo.
Profanar según comprendo implica transgredir de alguna manera algo. Si a la vez, ello se realiza de un modo ínfimo -como nos propone Ballina desde el título del libro al cual intento acercarme- accedemos, ya no al terreno de la blasfemia - concepto presumiblemente asociado a la idea de profanación- sino al territorio de una búsqueda, al ámbito de una disquisición donde la certeza está puesta en duda.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de ELEGÍA A LOLA MORA, de Eduardo Gilio. Por Patricia Díaz Bialet.
Desde que una entra, una queda visualmente atrapada. Hay sobre el escenario un camino maravillosamente iluminado, una suerte de pasarela de luz y oscuridad formada por cientos de pequeñísimas lámparas. Una se sienta sigilosamente al lado del camino. Y espera.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de VAN GOGH, DANZA CON CUERVOS. Por Patricia Díaz Bialet.
A medida que sucede la obra, los espectadores somos atravesados por lo que vemos y escuchamos. Y nos maravillamos en nuestras butacas.

Literatura > Críticas
Libros: Crítica del libro AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Carlos Pensa.
Mucho más cabría elogiar de este libro rico, impactante y atractivo. ¿“AGUALAVA”, el título de la obra, encierra significados o mensajes? Invito a responder al lector.

Literatura > Poesías
Alejo González Prandi - El Deshoje (2007)
Selección de poemas del libro: El Deshoje

Literatura > Poesías
María Elena Rocchio - Luz indefensa (2009)
Selección de poemas del libro: Luz indefensa

Literatura > Poesías
Eddy Rafael Pérez - Me siento como un pájaro con alas cortadas preso en jaula de barrotes (1978)
Selección de poemas del libro: Me siento como un pájaro con alas cortadas preso en jaula de barrotes

Literatura > Poesías
Norma Etcheverry - La ojera de las vanidades y otros poemas (2009)
Selección de poemas del libro: La ojera de las vanidades y otros poemas

Literatura > Poesías
Gabriela Robledo Achával - Última Estación (1998)
Selección de poemas del libro: Última Estación

Literatura > Poesías
Francisca Nieto - Ceremonia de conciencia (2010)
Selección de poemas del libro: Ceremonia de conciencia

Literatura > Poesías
Jorge Prieto - Álbum de esperas y otros asuntos (2010)
Selección de poemas del libro: Álbum de esperas y otros asuntos

Literatura > Poesías
Sergio Kisielewsky - Electrificar Rusia (2005)
Selección de poemas del libro: Electrificar Rusia

Literatura > Poesías
Alejandra Correa - Cuadernos de caligrafía (2009)
Selección de poemas del libro: Cuadernos de caligrafía

Literatura > Poesías
Eduardo D'Anna - 2491 (2010)
Selección de poemas del libro: 2491

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Lejos de la costa (2010)
Selección de poemas del libro: Lejos de la costa

Literatura > Poesías
Raúl O. Artola - Teclados (2010)
Selección de poemas del libro: Teclados

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de MUJERES TERRIBLES, de Marisé Monteiro y Virginia Uriarte. Por Patricia Díaz Bialet.
Muchas somos escritoras y trabajamos con la palabra. Muchas hemos sufrido muertes en la infancia. Muchas hemos convivido con la locura, con la soledad, con el abandono. Muchas escribimos para sobrevivir. Pero estas dos “Mujeres terribles” esgrimen sus palabras como garras estupendas y nos impresionan de por vida. Porque la palabra en ellas goza de la robustez de lo perdurable.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de LA IMAGEN FUE UN FUSIL LLORANDO, de Julio Molina. Por Patricia Díaz Bialet.
Arlt nos relata la ejecución. Mientras lo hace, pareciera desangrarse en el desconsuelo de sus palabras así como se desangró el fusilado, antes y después del tiro de gracia. Su relato, que a veces él intenta escribir, le lastima todo, incluso los ojos. Porque Roberto relata con palabras, pero las imágenes provienen de sus ojos.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de de SOMBRAS SOBRE VIDRIO ESMERILADO. Versión libre del cuento de Juan José Saer. Por Patricia Díaz Bialet.
Sombras sobre vidrio esmerilado es, sin duda, un cuento maestro, un modelo del que los escritores solemos aprender. Pero también la versión libre de este cuento y su puesta en escena son exquisitas.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro EL AIRE ESTABA QUIETO. Cultura popular y música folclórica., de Carlos Juárez Aldazábal.
Creo que fue en el año 1984 (tenía por entonces diez años de edad) cuando escuché, por primera vez y sin saber de qué se trataba, a Chacho Echenique y Patricio Jiménez cantando desde un disco de vinilo. Esa escucha, que tenía algo de acto clandestino, significó un fascinante viaje hacia colores y evocaciones desconocidas. El desconocimiento no era gratuito: la dictadura genocida del 76 recién se había jubilado, y entonces, de repente, reaparecían en la primavera alfonsinista algunas voces de los artistas comprometidos con la utopía de un mundo mejor, artistas que debieron exiliarse o llamarse al ostracismo para sobrevivir a la barbarie.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de TANGOS Y SUSURROS, un nuevo espectáculo con dramaturgia y dirección de Mónica Maffía. Por Patricia Díaz Bialet.
La palabra dicha y cantada me lleva a mi propia vida, a veces me empuja hacia atrás, otras me proyecta hacia adelante.

Literatura > Poesías
Ernesto Goldar - Instinto de conversación (2003)
Selección de poemas del libro Instinto de conversación

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de AMIGO JUARROZ, DOS PUNTOS. Teatro musical sobre textos de Roberto Juarroz. Por Patricia Díaz Bialet.
En el escenario del Patio de Actores una actriz vestida de rojo, un músico y su piano, unos cuantos objetos sobre una mesa pequeña y un silloncito. Una tenue luz procede de una lámpara sobre la mesa. El público, ya antes de sentarse, sabe que algo muy íntimo va a suceder en este espacio.

Literatura > Poesías
Aldo Parfeniuk - Un cielo, unas montañas (2004)
Selección de poemas del libro Un cielo, unas montañas

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro SI VES UN MONTE DE ESPUMAS... VERSOS Y CUENTOS CUBANOS PARA NIÑOS, por Ana María Ramb
En julio como en enero. La literatura para niños en Cuba.

Literatura > Poesías
José Luis Visconti - Animales/Agua (2009)
Selección de poemas del libro Animales/Agua

Literatura > Poesías
Enrique Solinas - Noche de San Juan (2008)
Selección de poemas del libro Noche de San Juan

Literatura > Críticas
Libros: La poesía erótica de Patricia Díaz Bialet en su libro AGUALAVA. Por Romina Chávez Díaz.
En la Sala Raúl González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación

Literatura > Poesías
Sergio A. Giuliodibari - La metamorfosis del objeto (Cuadros de Rene Magritte) (2005)
Selección de poemas del libro La metamorfosis del objeto (Cuadros de Rene Magritte)

Literatura > Poesías
Rodolfo A. Álvarez - Soles Tranquilos (2009)
Selección de poemas del libro Soles tranquilos

Literatura > Poesías
Claudio Portiglia - Cuotas partes (2009)
Selección de poemas del libro Cuotas partes

Literatura > Poesías
Claudio Portiglia - Cabría preguntarme (2007)
Selección de poemas del libro Cabría preguntarme

Literatura > Poesías
Rubén Liggera - Cenizas de Alejandría (2008)
Selección de poemas del libro Ceniza de Alejandría

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro ANTOLOGÍA PERSONAL, de Vicente Battista


Literatura > Poesías
Roberto Glorioso - Tierra no prometida (2008)
Selección de poemas de Tierra no prometida

Literatura > Poesías
Ana Guillot - La orilla familiar (2008)
Selección de poemas de La orilla familiar

Literatura > Poesías
Ernesto Goldar - En voz desmayada y baja (2009)
Selección de poemas de En voz desmayada y baja

Literatura > Prólogos
María Meleck Vivanco: el misterio y lo maravilloso, por Raúl Henao
Prólogo del poeta colombiano Raúl Henao al libro "Antología poética" de María Meleck Vivanco

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet
Leopoldo Castilla escribe el prólogo al libro Agualava, de Patricia Díaz Bialet

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro CONCEPCIONES DE TEATRO. POÉTICAS TEATRALES Y BASES EPISTEMOLÓGICAS, de Jorge Dubatti. Por Juano Villafañe.
Hacia la conquista de la historia como teatro

Literatura > Críticas
Libros: Graciela Montes, incansable trabajadora de la cultura infantil. Por Nora Lía Sormani.
Montes ocupa un lugar central en la literatura para niños de Latinoamérica. Su obra sintetiza la herencia de los grandes maestros argentinos –Javier Villafañe, María Elena Walsh, Laura Devetach- con los aportes de una visión original y actualizada.

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Palabras en juego (2006)
Selección de poemas del libro Palabras en juego

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Museo de varias artes (2006)
Selección de poemas del libro Museo de varias artes

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Animal teórico (2004)
Selección de poemas del libro Animal teórico

Literatura > Prólogos
Alguien definió a Javier Villafañe como el Jacques Prévert latinoamericano
Al cumplirse este año el centenario del nacimiento de Javier Villafañe la Editorial El Suri Porfiado edita un libro inédito de poemas de Javier Villafañe. Presentamos el prólogo de éste libro titulado:

Literatura > Prólogos
Prólogos revisitados
Se presentan dos prólogos en permanente renovación. Se trata de escritos preparados durante los años noventa, hoy vuelven a ser revisitados, corregidos, reducidos, aumentados. Los prólogos se modificarán como se modificarán las propias antologías que presentan. El tiempo siempre ofrece otras perspectivas.

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - El amanecido (2005)
Selección de poemas del libro El amanecido

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Línea de fuga (2004)
Selección de poemas del libro Línea de fuga

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Bambú (2004)
Selección de poemas del libro Bambú

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Libro de Egipto (2002)
Selección de poemas del libro Libro de Egipto

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Nunca (2001)
Selección de poemas del libro Nunca

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Baniano (1995)
Selección de poemas del libro Baniano

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Teorema natural (1991)
Selección de poemas del libro Teorema natural

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Campo de prueba (1985)
Selección de poemas del libro Campo de prueba

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Versión de la materia (1982)
Poemas del libro Versión de la materia

Literatura > Poesías
Nora Perusin - La distancia es esa frontera que se mueve (2007)
Selección de poemas del libro La distancia es esa frontera que se mueve

Literatura > Poesías
Nora Perusin - Los soles oblicuos (1999)
Selección de poemas del libro Los soles oblicuos

Literatura > Poesías
Guillermo Boido - La oscuridad del alba (2006)
Selección de poemas del libro La oscuridad del alba

Literatura > Poesías
Eduardo D'Anna - Zoológicos (2006)
Selección de poemas del libro Zoológicos

Literatura > Poesías
Gabriela Robledo - Agosto en mapas (2006)
Selección de poemas del libro Agosto en mapas

Literatura > Poesías
Carlos Aprea - Abrigo (2005)
Selección de poemas del libro Abrigo

Literatura > Poesías
Carlos Aprea - La intemperie (1999)
Selección de poemas del libro La intemperie

Literatura > Poesías
César Cantoni - Diario de paso (2008)
Selección de poemas del libro Diario de paso

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - El reloj biológico (2007)
Selección de poemas del libro El reloj biológico

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Calles (2004)
Selección de poemas del libro Calles

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Café Bretaña (1994)
Selección de poemas del libro Café Bretaña

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Escenarios (1993)
Selección de poemas del libro Escenarios

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Libro de viaje (1982)
Selección de poemas del libro Libro de viaje

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - La realidad provisoria (1977)
Selección de poemas del libro La realidad provisoria

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Palabra Intencional (1974)
Selección de poemas del libro Palabra intencional

Literatura > Poesías
Juano Villafañe - Deconstrucción de la mañana (2006)
Selección de poemas del libro Deconstrucción de la mañana

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - El amor es una pluma de mercurio (2007)
Selección de poemas del libro El amor es una pluma de mercurio

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - El hombre del sombrero azul (1998)
Selección de poemas del libro El hombre del sombrero azul

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Los sonidos secretos de la lluvia (1994)
Selección de poemas del libro Los sonidos secretos de la lluvia

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - La dueña de la ebriedad de la rosa (1994)
Selección de poemas del libro La dueña de la ebriedad de la rosa

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - La penumbra de la luna llena (1993)
Poemas del libro La penumbra de la luna llena

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Testigo de la bruma (1991)
Selección de poemas del libro Testigo de la bruma

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Los despojos del diluvio (1990)
Selección de poemas del libro Los despojos del diluvio

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro EMERGENCIA: CULTURA, MÚSICA Y POLÍTICA (1). Por Juano Villafañe.
El Centro Cultural de la Cooperación transformado en un laboratorio y en un observatorio sobre las políticas culturales y las investigaciones musicales.Por Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Cuarta Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Cynthia Sabat, Teresa del Valle Salinas, Dane Zajc, Luis Benítez, Michou Pourtalé.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Tercera Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Élida Manselli, Rose Ausländer, Osvaldo Ballina, María Baranda, Fernando Kofman.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Segunda Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Graciela Ester Zanini, Roberto Sosa, Lucas Rozenmacher, Walter Iannelli, Miguel Ángel Federik .

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Primera Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Fermín Anastasio Grisalde, Yadi María Henao, Esteban Nicotra, Ana María Pedernera, Emilce Strucchi.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro DECONSTRUCCIÓN DE LA MAÑANA, de Juano Villafañe. Por Jorge Dubatti.
La poesía como el fragmento que revela el todo. Jorge Dubatti analiza el libro de Juano Villafañe editado por la Editorial Atuel en el año 2006

Literatura > Prólogos
Emergencia: cultura, música y política
La Editorial del Centro Cultural de la Cooperación acaba de editar un nuevo título: Emergencia: cultura, música y política. Se trata de un libro que incluye investigaciones sobre diversos temas del campo musical contemporáneo. Esta nota de Mariano Ugarte se ofrece como prólogo y como introducción en el libro mencionado

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de ROTOS DE AMOR Y OTROS FRACASOS, de Rafael Bruza. Por Jorge Dubatti.
Jorge Dubatti analiza el último libro de Rafael Bruza editado por la Editorial Colihue

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro EL TEATRO Y LOS NIÑOS, antología de .Araceli Arreche, Mauricio Kartun, Tito Loréfice, Graciela Montes y Perla Szuchmacher. Por Nora Lía Sormani.
Esta antología reúne cuatro piezas para niños de cinco destacados autores del ámbito de la literatura, el teatro y los títeres: Araceli Arreche, Mauricio Kartun, Tito Loréfice, Graciela Montes y Perla Szuchmacher.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de LA ARQUITECTURA, EL ACTOR Y EL PÚBLICO, de Iain Mackintosh. Por Jorge Dubatti.
Iain Mackintosh, La arquitectura, el actor y el público, Madrid, Arco/Libros, 2000, 285 páginas. Por Jorge Dubatti

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de EL ÁRBOL DE LILAS, de María Teresa Andruetto y Liliana Menéndez. Por Nora Lía Sormani. Imágenes amorosas
María Teresa Andruetto / Liliana Menéndez, El árbol de lilas, Córdoba, Comunic-Arte Editorial, 2006. Por Nora Lía Sormani

Ver sumario
Notas > Coyuntura
El fantasma de la desigualdad educativa
Se anticipa una dinámica que formará engullidores de conocimientos

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 1
Jorge Dubatti presentó la programación general del III Congreso Argentino de Historia del Teatro Universal

Notas > Entrevistas
"Escribir es un vicio". Entrevista a Alejandro Urdapilleta.
Jorge Dubatti entrevista a Alejandro Urdapilleta, el autor de Vagones transportan humo.

Notas > A fondo
Una nueva filosofía de la práxis
Un ensayo donde todos piensan: directores, actores y público. Una aventura colectiva para pensar el teatro moderno. Comentario de Juano Villafañe




 


             
 
Publicidad | Políticas de privacidad | Términos y condiciones | Página de inicio
Copyright © 2007 EL DESCUBRIMIENTO| v1.0 | Desarrollado por Estudio M