Literatura > Poesías
 
Biblioteca Virtual de Poesía


Gustavo Tisocco - Terrestre (2012)

2014-05-02
| El Descubrimiento

Terrestre
Gustavo Tisocco
Vela al viento Ediciones Patagónicas, 2012, Comodoro Rivadavia




Poemas de: TERRESTRE




La bestia se me ofrece

como un néctar despiadado

-que te sumerge en un lugar oscuro y plácido-

un conjuro

un pasaporte

un golpe de suerte.



Desgarrando mi estirpe

se hunde como un cuchillo

doloroso y necesario

y despliega sus brazos

que son ramas de la frondosa selva

y crece hacia mi cuello

toma mi voz, mi suspiro

asfixiándome bellamente

como cuando se muere de amor.



La bestia ya anida en mí,

soy contagioso ahora

llevo su marca.



..........................................................











A mi tío Jorge





¿Cómo hacer ahora para buscarte

si no hay rincones ya,

no viento ni fotos en los andamios?



¿Cómo leerte la sangre

si no escribes con mi mano

y brotan en la tarde

lágrimas que denuncian que te has ido?



¿Cómo creer en Dios

si no sé si el celeste es cielo

o solo un hueco de pájaros que perdieron los ojos?



¿Cómo,

me pregunto cómo indagar las cavernas

con los espacios llenos de ti

si apenas el dulzor de tu aposento

habita en la casa?



¿Cómo Jorge

repetir tu nombre

y saber que no vendrás,

que no acudirás a esta voz que te busca?



¿Cómo...?



............................................................................



No me preocupa la lluvia en la ciudad,

me preocupa

la ciudad en la lluvia.



La lluvia es como un canto,

un sentirse aquí como un designio,

prueba del Creador,

un sortilegio.



Llueve y en ese frescor estamos vivos

y como un caracol nos regocijamos,

nos dejamos invadir

por el niño corriendo en los charcos.

Somos como el río,

una catarata de peces gozando,

una planta verde, fruta encendida.



No me asusta la lluvia en la ciudad.

Me asustan grises edificios,

los tristes paraguas,

ese no percatarse del cielo, de Dios.






...........................


Me enseñaste las palabras

para que se derramen en mi boca

como sandía madura

y crecieran en ellas tempestades

boas y gaviotas.



Me diste de tus manos

las líneas de la suerte y fui rehén

de tus trazos de tinta.



Crecí leyendo a Kavafis y Alejandra,

aparecieron así los techos rojos

los viajes galácticos

las verdades.



Me contaste de muelles y extravíos,

de jaulas y esmeraldas,

de un espantapájaros

de la claridad.



Me enseñaste las palabras

que hoy escribo

y me salvaste.





...................







El suicida tiene los ojos secos

como la nostalgia,

su sangre es como una mora

cuyo tinte de muerte

es preámbulo de la tristeza.



El suicida no sabe del viento,

quizás recién comprenda

del color de las praderas,

la desesperación del pez entre las redes,

el grito de Alejandra.



El suicida insiste en partir,

pero se queda,

impunemente se queda en el llanto,

en el calabozo de la locura,

en el desconsolado paisaje.



El suicida al final espera

que un rayo de luz

le devuelva otra vida.





.......................





Todos hacemos el amor

como subidos a un árbol.



Nos agarramos de las ramas

y vibramos ante el precipicio,

ante el temblor.



Trepando hasta el verdor

nos aferramos al fin a la raíz

y es ahí en el olor a tierra

que descubrimos el cielo.



¿Acaso no se revelan nidos,

calandrias y capullos?



Todos hacemos el amor

como montados a un árbol

y a veces es el viento

a veces el dulce resplandor lo que aprisiona,

lo que nos deja librados

al noble levitar, a la locura de ser un poco pluma,

un poco primavera.



Todos hacemos el amor

cabalgando bosques.









......................



Olor a sopa en la cocina,

en la casa toda,

en el patio.



Y ellos que vuelven

que acarician

que delinquen de nuevo sobre mi risa.



Olor a sopa

y en ese hervor la abuela,

el tío que se ha ido,

los niños con los pies en el barro.



¿Retornaré también alguna vez

con aroma a ajo, cebolla y magia?



..........................................

Llora la niña

que carga a la niña

llora el caballo

que carga ambas tristezas.



Lloran pues gritar no pueden,

no pueden con la carga,

no pueden con el daño.



De tanto llorar los tres

se nos inundó el cielo



........................................................







Amo a un hombre pez,

un hombre marino,

acuático como las algas, como la sal.



Habita en las profundidades oscuras de todos los naufragios,

a veces llora

terriblemente solo allá abajo,

en otras baila en salones transparentes, torrentosos.



Yo amo a ese hombre pez

de cuerpo brillante/filoso,

de un mirar constante/horizontal.

Un hombre que me cuenta eternas leyendas,

que me canta con su voz de espuma

y me abraza como puede.



Yo amo a un hombre pez

y soy hombre terrestre.



Me condena la asfixia.

Lo condena mi aire, mi mundo de pájaros,

mi universo de redes, de anzuelos.



Me mira desde la superficie apenas sumergido,

lo miro desde mi oxígeno

al límite extremo del ahogo

y nos besamos apenas un instante,

ínfima eternidad habitando en la apnea.








........................................




El niño no quiere dormir la siesta

y se escapa al río,

pese al Pombero

al dueño del sol,

se escapa al río.



El niño zambulle

y se transforma en pez

y baila en el fondo

azul y mineral de su dicha.



El niño olvida su casa,

de cómo retornar olvida

y ya no le importa.



La madre cada tarde todavía llora

cuando mira al pescador

cada tarde llora.





.......................................................



Ella me saca/me pone en la jaula,

me amamanta/me deja sin comer,

cambia mis paisajes para que me extravíe,

me habla de monstruos allá afuera,

no de calles, nunca del viento,

no me cuenta del mar, los laberintos.



Ella bebe de mi la sangre,

hace con mis plumas un abanico

y me muestra el puñal

como una caricia cercana, como abrazo mortal,

una ventana abierta.



Ella muerde los ojos

de los que me miran,

anuda el cordón cada vez más fuerte

como un lazo, como una sombra sobre mí

aniquilándome.



Yo que habito en su trampa

me disfrazo para escaparme.


...............................................




Apenas de niños Arielito

supimos de la muerte.



Yo descubrí

el dolor inexplicable

de la ausencia,

hasta de lo injusto que pareció ser Dios

cuando un océano

de llanto lo mantuvieron inmutable.



Y te recuerdo blanco y frágil

acostado en la mesa

en un cofre como de flores,

inmóvil y sediento

oliendo a café

-porque las vecinas no querían

que la muerte te vista con su aroma-

y te adornaron con los granos marrones y amargos

con los que asocio hoy a la tristeza.



Tú, el niño muerto

que me mostraste de niño a la muerte,

que ahora dormís solito y quieto debajo de los sauces

¿me recuerdas?

¿estás muy solo allá?

¿quieres retornar?



Ariel acá el tiempo pasa

y ya perdí al niño

y encontré a este hombre resignado que soy,

acá cambió el paisaje,

la forma de vestirme,

las promesas.



Acá olvidamos,

comemos y dormimos

y andamos en auto bus

y nos miramos apenas

como sobrevivientes de un presagio que nos ronda.



De niños Arielito supimos de la muerte

a ti te tomó por sorpresa

sin poder esconderte,

a mí me dejo marcado

para que la escriba.



..........................................







Me gustan los hombres tristes porque tienen historias.

Cuando estoy con un melancólico sé que no hay disfraces, que desde la fragilidad afloran, como un vino añejo, las suaves palabras, las miradas como océanos cabalgando en mis arenas. Un hombre triste enseña sus heridas, también las cicatrices. Sabe que fue un niño corriendo entre las piedras, sabe que creció y aunque es castillo todavía le gustan las mañanas y los grillos.

Esos hombres liberan gorriones cuando hablan, son como plantitas de menta que parecen ínfimas pero tienen el aroma de la vida entre sus tallos. Les gusta viajar también subirse a la noche que es su morada donde escribe los cansados pájaros.



Me gustan los hombres tristes porque tienen historias.



Son ellos los que se percatan del viento entre las ramas, del sonido tenue del silencio, de las glicinas. Se persignan porque creen aunque les duelan las constantes condenas. No hablan, escuchan, te miran, te palpan. Los hombres como ellos descubren tesoros que escondemos en la isla y acarician la vejez que duele en el rostro. Tienen los pies cansados pues la vida es cansancio un bello cansancio y se agitan cuando aman. Los hombres así son como bosques que nos doblegan, son gotas de lluvia, son oasis.



Me gustan los hombres tristes porque también soy triste aunque disimule la tragedia habitando mi casa.





.....................................................





















PALABRAS SOBRE LA OBRA:



“Soy incapaz de evadirme del oxígeno, / de esta fragilidad / de este misterio que soy (… )/ eso sí: me encantan las tempestades / la hierba creciendo / los trenes / el olor a pan…”. Estos versos parecen condensar la clave que Gustavo Tisocco ha elegido para desarrollar la intensa partitura de su nuevo poemario.

El poeta reúne una multiplicidad temática donde sobresalen dos líneas de pensamiento:

la de un humanismo comprometido –que se duele por los caídos, los devastados, los infelices, los desvalidos, los innominados- y la que explora la idea del conocimiento agónico del yo frente al otro o su circunstancia.

La pregunta “¿Habrá un cielo para los que defendemos / las puertas abiertas, / los jardines, las hormigas?” revela una preocupación que va más allá de lo personal: es una

causa que resplandece por su claro pedido de justicia. Mutilaciones, desiertos, desamparos, indigencia, indefensión: nada de todo eso es ajeno a este hombre que “lo daría todo por un día de lluvia” - como si la sola mención del líquido elemento sirviese para restaurar el equilibrio en ese mundo que él ve poblado de inequidades. Ese mundo –rico en matices e imaginería- no se queda en generalidades, se particulariza con familiares inmediatos, personajes de su pueblo natal y figuras mitológicas de su litoral. Todos, en cierta medida, se pertenecen. Todo confluye. Posiblemente la infancia y la lluvia sean los tópicos que desvelan al autor de “Terrestre”. Por otra parte, Tisocco busca una y otra vez ponerle voz al desamparo. Lo resume, quizás, en los versos “de zinc quiero mi última casa/ para volver al niño / y ser murmullo” – la lluvia sobre la techumbre trae la inocencia de la infancia y la felicidad apenas musitada.

‘Yo amo a un hombre pez y soy hombre terrestre’ es la línea que nos remite a la otra temática mencionada. Una serie de textos dentro del libro sobrevuela lo que podría relacionarse con el mito de Narciso. Hay, en ese caso, una búsqueda que ignora –desde su condición ‘terrestre’- la advertencia de Tiresias. Este moderno narciso pasa por distintas instancias en las que sufre o se complace sin reconocerse. Una imaginería sensual enciende el discurso poético y lo puebla de acciones que van del amor absoluto a la separación más cruel, de la ciudad más alegre hasta la isla más desierta, del gozo a la infelicidad.

“Terrestre” tiene un recorrido que no se queda con los pies sobre la superficie. La condición de vuelo –donde esta poesía queda suspendida- marca el espíritu sobresaliente de un ser que jamás niega su origen y condición para poder repartirse -como lo hace- en puro amor por sus semejantes. El mismo lo expresa así:

“Si preguntan por mí, si lo hacen, digan que lucía una corona amarilla de donde asomaban nísperos; que en la siesta me visitaban los santos, los mismos que la abuela por las noches me mostraba en sus estampitas”.

JORGE PAOLANTONIO

Invierno de 2012.













PALABRAS DE CARLOS CARTOLANO SOBRE "TERRESTRE"

Me consideraba ignorante de tu poesía, ya que había leído sólo algunos trabajos esparcidos en la red. Ahora exclamo ¡cuánto me perdía! He leído en un santiamén

–devorado diré- Terrestre, y me envuelve una sensación de profunda satisfacción tanto en la carne como en la profundidad. Desde el sensible hombre pez, que exige sumisión, confesiones y sacrificios espirituales, hasta me gustan los hombres tristes, he reconocido, también recorrido, yacimientos íntimos con luces que hasta el momento de leerte, no disponía.

En el trayecto pude comulgar con el silencio y advertir con vos que La Poesía es una celda de luz/ que nos mutila. También Exiliado, te copié al concluir Ahora el acertijo que soy/ no tiene retorno. O comprendí a tu lado, como tantos, la costumbre de rezar por costumbre,/ con toda la rabia/ el desconcierto. Compartí que siempre … el tiempo fue el verdugo/ que cortó la piola. Ante la pérdida, muy bien podría repetir con vos ¿Cómo creer en Dios/ si no sé si el celeste es cielo/ o sólo un hueco de pájaros que perdieron los ojos?.

Me detuve en tus referencias a la niñez, a las madres del dolor, a tanta pérdida injustificable de vidas, en tu recurrencia –tan acertada- al cobijo del amor (Un altar en el centro,/ un resquicio de luz/ un universo), en el hartazgo del materialismo (Hay días/ en que soy un látigo/ desgarrando mi espalda), y así llegué al autorretrato de página 57, que considero magistral ejemplo del género poético.

Todos los poemas penetran, encienden, nos cambian. Un piquete a tu corazón/ para que habites el desamparo que soy, decís, y hay que creerlo en tu poesía de maravillas. O He saltado del agua desde pequeño/ y no hay peceras para mí/ no hay peceras. O te compartí epigrafiado en uno de mis poemas, al copiar Todos hacemos el amor/ cabalgando bosques. ¡Gracias por tu poesía! Ella me ha acompañado y le abro las puertas de aquí en más; comprendo que La soledad es un hilo/ que te ahoga.

Mucho de lo que encuentro en tu poesía tiene que ver, creo comprender, con ¨tu otra actividad¨. Hace muchos años, cuando nació mi tercera hija –Alba-, a su mamá la atendió el equipo de la Dra Alicia Palant (Parto en penumbras, con participación del papá ¡toda una revolución!). Y en ese grupo profesional era neonatólogo Alberto Grieco, una persona encantadora con la que llegué a compartir alguna amistad. Ahora me lo has recordado después de tanto…

CARLOS CARTOLANO











Palabras de Paulina Juszko


Con el título de este nuevo poemario, Gustavo Tisocco reivindica su condición de simple ser humano – ni ángel ni demonio – un habitante de este planeta, alguien que no puede evadirse de la fragilidad y el misterio, condenado por eso mismo a tender los brazos hacia un horizonte inalcanzable: es ahí en el olor a tierra / que descubrimos el cielo, dice Tisocco. Los pies en la tierra, la cabeza en las nubes: imagen que representa al poeta, quien se confiesa un hombre triste aunque disimule la tragedia habitando mi casa, o sea la tierra, su tierra.

Cuatro son las temáticas que monopolizan la atención de Tisocco en este libro: la infancia, el amor, la muerte, la injusticia – a las que podríamos caracterizar como temas clásicos y pilares de la poesía en general.

Con respecto a la nostalgia de la infancia, me detuve a preguntarme por qué es un favorito de los poetas.¿Qué es lo que añoramos tanto, aun los que no tuvimos una infancia feliz…? Es seguramente el ojo nuevo, el estreno de la mirada, la pura sensación y, más que todo, la divina inconciencia. A esto alude Baudelaire cuando añora el paraíso de los amores infantiles. Éramos felices, aun los más desgraciados, en la ausencia total de cuestionamientos con respecto a nuestro propio ser y a esas dos avalanchas que lo sumergirán más tarde: el amor y la muerte.

Parodiando un dicho popular, podríamos afirmar: lo que mata es la conciencia. A los ojos de nuestro poeta, seca y desertifica. Desierto que sólo puede atravesar con ayuda de la poesía.

Tisocco dedica este poemario a su pueblo natal, Mocoretá, y lo llena de bellas imágenes que evocan su geografía: Olor a tierra húmeda es mi pueblo, / a uvas y glicinas, / a mandarinas, fresnos y eucaliptos. […] Es el río y es el campo, / casas bajas y blancas, / música de acordeón y de gorriones.

El leitmotiv del agua está presente en todo el libro, en forma de río, mar, arroyo, charco, lluvia o lágrimas. Del río, del río pueden hablar, recuerden que de sus aguas nací una noche de enero cuando jóvenes mis padres pisoteaban lo prohibido, dice Tisocco en la prosa que cierra el libro, suerte de testamento literario. Se diría que el agua es un símbolo de su infancia, una infancia fluvial: Y entonces comprendimos / que el agua estaba lejos, / las calles, el pueblo, / el silencio estaba lejos. […] Entonces comprendimos / que la casa estaba lejos / y perecimos de sed.

Exiliado, cercenado, arrancado de esa casa con aroma a ajo, cebolla y magia, el poeta canta por sus mutilaciones, sólo le queda la odisea de persistir entre ruinas. La pérdida de la infancia desestabiliza el ser y, a medida que crece la lucidez, se agranda el desconcierto: ahora el acertijo que soy / no tiene retorno. Barco que olvidó el mar. Despoblado de mí / entrego lo que queda, dice. Pero en esa entrega está la salvación. Es el rol redentor del arte: el poema que inicia el libro está dedicado precisamente a su salvador, a quien le enseñó las palabras.

Aun mutilado, abandonado de Dios, triste a morir, el poeta canta: Cantar hasta que nos sangre la boca / los dientes / la rabia.[…] Cantar / cantar hasta que se nos sequen los ojos / cantar. Lo que me recuerda aquellos versos de Alejandra Pizarnik, la rebelión consiste en mirar una rosa / hasta pulverizarse los ojos. El árbol seco jamás será muerte mientras lo habiten nidos y sólo surcando desiertos descubriremos la sed y el oasis. ¿Es posible retornar al hechizo de aquel destello? El arte nos tiende un puente, porque significa búsqueda del otro, generosidad, entrega y es la única posibilidad de comunicación verdadera entre los seres humanos.

¿Y cuál es la actitud de Tisocco ante la muerte, esa terrible incógnita que nos acecha? No le teme a la propia porque morir debe ser / como tararear una canción / que no sabemos bien / pero presentimos, dice y hay una aceptación de esta ley inexorable; a sus ojos de médico mientras mueren van naciendo, la vida y la muerte son fenómenos simultáneos, una visión en aleph. Pero lo atormenta la muerte de los seres queridos: la de la abuela Rosa, la de su tío Jorge, la de aquel Arielito que marcó sus años tempranos… a quienes sólo la inercia de la hierba / arropa ahora.

Y también lo agobia la muerte de quienes fueron víctimas de la injusticia, otro de los temas mayores en la poesía de Tisocco: su compasión por los caídos, los que forman una montaña de huesos, / alta, interminable, permanente. Qué bella imagen ésa de las Madres de la Plaza de Mayo llevando un pañal blanco y seco en la cabeza…Y la de las Madres del Dolor, a quienes les arrancaron la flor antes de ser capullo y perfume y que persisten, delgaditas y pequeñas, reclamando justicia como nubes tenaces sobre el desierto. Aunque la justicia sea una esfera de cristal / que arrojamos al fuego.

Profundo sentido social tiene esta poesía que se indigna contra la guerra, la desigualdad, la discriminación. Cuando no hay un techo / la lluvia moja / la lluvia duele / la lluvia sangra, dice Tisocco.

Si hablamos del amor – piedra angular de toda la poesía – nos encontramos aquí con una actitud ambivalente: para nuestro poeta el amor se identifica con el dolor. El bello poema Amo a un hombre pez se refiere metafóricamente a esa dualidad irremediable que ningún amor puede resolver. Cito la última estrofa: Me mira desde la superficie apenas sumergido, / lo miro desde mi oxígeno / al límite extremo del ahogo / y nos besamos apenas un instante, / ínfima eternidad habitando en la apnea. Versos que nos remiten también al mito de Narciso, al magnífico poema de Paul Valéry donde Narciso le habla a su imagen reflejada en la fuente. Hay tanto de narcisismo en el amor…

Ya no seremos dos / y duele este cielo fragmentado, / este planeta que nos une y divide…Para Tisocco el amor es jaula y pájaro, anzuelo y pez, relación en la que subyace un sadomasoquismo claramente expresado en este poema: Tu nombre / como un martillo / que juzga / que golpea / y crucifica. // El mío / sólo implora. Es un amor caníbal: Devorar / devorarte / para tatuar en las entrañas / la suave música / el insensato resplandor. Es un amor alienante, un amor que chupa el ser, que anula la identidad: No soy yo, es el otro. // No soy más que un él esclavizándome. Pese a todo, el dolor deja de ser tal cuando gota a gota / fluye el éxtasis.

No hay que arrancar el puñal, él nos recuerda que estamos vivos. Y una bella agonía es preferible al hastío. El amor es daño, pero vida. Tisocco elige el borde del abismo: Amo este arriesgarnos a partir / a extraviarnos, dice y sigue construyendo fortalezas / para que no escape ese amor tan frágil. Vale la pena amar aunque se sufra, porque el dolor es como el viento que limpia después de la tormenta y nos deja ver nuevamente la luz de un cielo claro. El poeta debe ser un ave fénix resurgiendo de sus cenizas. Hay en este libro hermosos poemas de amor, como Piquete a tu corazón, La casa que eres me cobija y Todos hacemos el amor como subidos a un árbol.

El tema del amor se relaciona en la poesía de Tisocco con la defensa de una libre elección sexual, con la condena de la hipocresía, el disimulo y la cobardía. En el poema dedicado a Nemat Safavi, niño iraní condenado a muerte por homosexual, dice: Nosotros que convivimos con las sombras / también sabemos del sol / y caminamos despacio pero avanzando a pesar de las cadenas / y de las miradas […] extenderemos las alas. Y en otro poema: Amé y dije mi verdad cuando ocultar era la consigna, / lo que se debía, / mordí todas las manzanas del paraíso / y hasta me burlé de la serpiente.

Hay una invocación al amor universal que quiero citar íntegra: Que se abracen el alto y el bajo, / el rebelde / con el sabio, / negros y blancos / que se abracen.// Que como pulpos / se abracen, que como niños se abracen, / con los maestros se abracen, / con las niñas los niños se abracen. // Tomar distancia ya no, en este tiempo no. // Que se abracen…¿Se acuerdan de los tiempos en que los maestros nos hacían dejar dos baldosas o tomar distancia con el brazo extendido hasta tocar al compañero que nos precedía en la fila?

Tisocco hace su profesión de fe literaria y nos da la clave de su poética cuando dice: Herméticos los ataúdes, / el sexo de las muñecas, / las latas de durazno.[…] ¡La poesía no…! Y se pronuncia por una poesía abierta, clara, fluyente, como un agua que deja ver el fondo pedregoso.

La ambivalencia, que recorre el libro cual una corriente submarina – para estar de acuerdo con las imágenes acuáticas tan caras a Tisocco – también afecta a su visión de la poesía que es tramposa y versátil, que ata al poeta a sus caprichos: Ella bebe de mí la sangre, / hace con mis plumas un abanico / y me muestra el puñal / como una caricia cercana, como abrazo mortal, / una ventana abierta.

Si tuviera que hacer el trabajo que a Gustavo Tisocco tanto le gusta – y que tan bien hace en el blog “Mis poetas contemporáneos” - me refiero al trabajo de ilustrar nuestros poemas, yo lo haría con una pintura de Chagall, una de ésas donde la pareja de enamorados flota abrazada en el espacio, sobre los techos rojos de una aldea. Y pienso especialmente en todos hacemos el amor cabalgando bosques, pienso en el noble levitar, en la locura de ser un poco pluma, en las ganas de flotar, de evadir fronteras de nuestro poeta, que siempre defendió sus alas y tuvo la valentía de desnudarse y saltar el muro.

Y si tuviera que definir la poesía de Gustavo Tisocco en cinco palabras – como suele pedírsenos en estos tiempos – esas palabras serían: nostalgia – ternura – amor – dolor – solidaridad.


PAULINA JUSZKO











DATOS DE GUSTAVO TISOCCO

Gustavo Tisocco nació en Mocoretá -Corrientes- el 25 de octubre de 1969.

Tiene publicados ocho libros "Sutil", "Entre soles y sombras", "Paisaje de adentro", “Desde todos los costados” , “Pintapoemas”, “Cicatriz”, “Rostro ajeno” y “Terrestre” además cuatro CD "Huellas", “Intersecciones”, “Corazón de níspero” y “Terrestre”.

Participó en diversas antologías en el país y diferentes partes del mundo.

Recibió varios premios donde se destacan PRIMER PREMIO DEL CONGRESO DE MÉDICOS ESCRITORES en el año 2004 y 2006 respectivamente, PREMIO REVELACIÓN A LA CALIDAD LITERARIA en el encuentro “Buenos Aires Poesía-Reunión de voces” llevado a cabo en Buenos y “REVELACIÓN DEL TERCER ENCUENTRO DE POETAS LATINOAMERICANOS” –Villa María, Córdoba- ambos en el año 2007.

Segundo premio de EROS AIRES 2009 en la ciudad de Buenos Aires.

Segundo premio del Concurso “María Elvira Juárez” en LETRARTE –Tucumán- Julio del 2010.

Segundo premio de EROS AIRES 2011 en la ciudad de Buenos Aires.

Recibió el Reconocimiento del CICLO VIENTOS CONTRARIOS en 2010, el de ASOLAPO en el año 2011 y PUMA DE PLATA de la Fundación Argentina para la Poesía en el año 2012, todos por difundir Poesía a través de su sitio mispoetascontemporaneos.

Asistió a eventos nacionales e internacionales (México y Perú) como poeta invitado.

Recientemente fue uno de los invitados al VIII Festival de Poesía de la Feria del Libro de Buenos Aires, de la Feria del Libro de Villa Mercedes –San Luis- y de la Feria del Libro de Mar Del Plata.

Su poesía ha sido traducida al portugués, francés, catalán, italiano, inglés y alemán.


Actualmente dirige http://mispoetascontemporaneos.blogspot.com

http://mispoetascontemporaneos2.blogspot.com


Su blog personal:

http://poemasdegustavotisocco.blogspot.com

http://videopoemasdegustavotisocco.blogspot.com/





Para comunicarse con el autor poetaypoesia@hotmail.com

Twitter: @GustavoTisocco













Descargar Archivo

 

 
Últimas notas
Literatura > Críticas
Teatro: Crítica de LA NOCHE A CUALQUIER HORA. Por Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz.
Un universo erótico, plástico desde las imágenes que forman parte de la escenografía, musical en las voces y los sonidos que acompañan y suman a las palabras de la poeta una magia que existía en ellas, pero que de ese modo vibran en escena y llenan el espacio.

Literatura > Críticas
Teatro: Crítica de LA NOCHE A CUALQUIER HORA. Por Andrea González.
“La noche a cualquier hora” es un espectáculo que bombardea sutilmente los sentidos, desde una escenografía concreta donde el rojo orada la razón, la sensualidad del saxo abraza la atmósfera y dos hermosas mujeres con brillantes prendas y sensuales movimientos cautivan la mirada, mientras las palabras van tomando peso, cuerpo y creando infinitas imágenes.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LA QUE VA, de Patricia Díaz Bialet. Por Jorge Dubatti.
La que va de Patricia Díaz Bialet no es un libro de poesía sino un conjunto de libros de poesía, una pequeña biblioteca poética.

Literatura > Poesías
Biblioteca virtual de poesía
El Descubrimiento inicia una selección de la poesía argentina y mundial. Distintas generaciones, diversas tendencias, todas las voces.

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Agualava (2009)
Selección de poemas del libro: Agualava

Literatura > Poesías
Amanda Tomalino - Toda la noche afuera (2015)
Selección de poemas del libro: Toda la noche afuera

Literatura > Poesías
Teresa del Valle Salinas - La certeza del árbol (2014)
Selección de poemas del libro: La certeza del árbol

Literatura > Poesías
Daniel Calabrese - Ruta Dos (2013)
Selección de poemas del libro: Ruta Dos

Literatura > Poesías
Marizel Estonllo - Láudano (2011)
Selección de poemas del libro: Láudano

Literatura > Poesías
Rubén Devoto - Y en la noche giralunas (2014)
Selección de poemas del libro: Y en la noche giralunas

Literatura > Poesías
María Elena Rocchio - El misterio posible (2014)
Selección de poemas del libro: El misterio posible

Literatura > Poesías
Susana Trajtemberg - Pájaro es mi sombra (2014)
Selección de poemas del libro: Pájaro es mi sombra

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por Raquel Barthe para El Descubrimiento.
Sábados 19.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por Gabriela Stoppelman para El Descubrimiento.
Sábados 20.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA.

Literatura > Poesías
Biblioteca virtual de poesía
El Descubrimiento inicia una selección de la poesía argentina y mundial. Distintas generaciones, diversas tendencias, todas las voces.

Literatura > Poesías
Gloria Oscares - La brisa ancha (2013)
Selección de poemas del libro: La brisa ancha

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Refugio de altura (2014)
Selección de poemas del libro: Refugio de altura

Literatura > Poesías
Cristina Pizarro - No sabré el final del tiempo (2014)
Selección de poemas del libro: No sabré el final del tiempo

Literatura > Poesías
Andrés Bohoslavsky - Una noche en bosque-poesía y otros poemas (2014)
Selección de poemas del libro: Una noche en bosque-poesía y otros poemas (2014)

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de la obra CON UN TIGRE EN LA BOCA. MANUAL DE LOS AMANTES. Por César Melis para Revista Luz Cenital.
Sábados 19.15 hs. Sala Raúl Gonzalez Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543, CABA.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de CORTÁZAR, de Eduardo Gilio. Por Patricia Díaz Bialet.
Eduardo y Verónica aman a Cortázar. Y Cortázar ama a Eduardo y a Verónica. De esto último me doy cuenta porque las palabras de Cortázar que rodean a Verónica sobre el escenario se encienden repentinamente cada vez que ellas las pronuncia.

Literatura > Poesías
Sergio Giuliodibari - Los padres de la patria (2010)
Selección de poemas del libro: Los padres de la patria

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de POETA EN NUEVA YORK. Por Patricia Díaz Bialet.
Lo hechizante consiste en que, aunque el actor no titubea en absoluto al emitir sus palabras, no podría decirse que ha memorizado el texto correctamente. Porque, a decir verdad, parece que no estuviera diciendo un texto, sino que estuviera creándolo mientras lo dice. Como si la génesis de ese fluir de imágenes en la mente de Lorca -esa catarata, ese alud, ese aluvión- estuviera siendo representada sobre el escenario.

Literatura > Poesías
María Granata - Color humano (1966)
Selección de poemas del libro: Color humano

Literatura > Críticas
LOS POETAS DE MASCARO. Comentario de Ana María Ramb
Ediciones Desde la Gente ofrece en este tìtulo una selección de poemas de Luis Alonso, Leonor Garcìa Hernando, Nora Peruin, Sergio Kisielewsky y Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Leonardo Martínez - Las tierras naturales (2007)
Selección de poemas del libro: Las tierras naturales

Literatura > Poesías
Leonardo Martínez - Estricta ceniza (2005)
Selección de poemas del libro: Estricta ceniza

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Rubén Sacchi.
Seis capítulos componen este volumen y, en ellos, muchos poemas precisan un origen o una fecha: un pueblo en el Norte, un lugar en la calle Humahuaca, que seguramente serán, por publicarse, hitos de relevancia en la vida de la poeta.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Leonardo Martínez.
Si yo tuviera que resumir en pocas palabras la poética de Patricia Díaz Bialet, diría poética de la libre sensorialidad y de la sexualidad sin disfraces.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de CIEN AÑOS DE TEATRO ARGENTINO, de Jorge Dubatti. Por Juano Villafañe.
La historia del teatro argentino es la suma de diversos acontecimientos, de los muchos teatros que han impactado a lo largo y ancho de todo nuestro territorio. Recuperar entonces la historia de lo perdido no deja de ser una gran aventura teórica, epistemológica e inclusive ontológica.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LOS VILLAFAÑE. POESÍA FAMILIAR, por Noe Jitrik
El poeta y crítico argentino Noé Jitrik realiza el prólogo del libro Los Villafañe-Poesía Familiar editado por Colihue y con el apoyo del Fondo Nacional de Las artes. Una recopilación de la poesía de Javier Villafañe, Elba Fábregas y Juano Villafañe.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro LOS POETAS DE MASCARÓ. Por Juano Villafañe.
Acaba de presentarse el libro Los Poetas de Mascaró de la Editorial Desde la Gente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Se trata de una selección de la obra de los escritores Leonor García Hernando, Nora Perusín, Luis Eduardo Alonso, Sergio Kisielewsky y Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Atilio Castelpoggi - Cuaderno de Noticias (1956)
Selección de poemas del libro: Cuaderno de Noticias

Literatura > Poesías
Heather Thomas - Papeles de Resurrección (2004)
Selección de poemas del libro: Papeles de Resurrección

Literatura > Poesías
Omar Castillo - Los años iniciales en el vacío, 2001-2008 (2008)
Selección de poemas del libro: Los años iniciales en el vacío, 2001-2008

Literatura > Poesías
María del Mar Estrella - El Cíclope (2011)
Selección de poemas del libro: El Cíclope

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Profanaciones ínfimas (2011)
Selección de poemas del libro: Profanaciones ínfimas

Literatura > Poesías
Esteban Nicotra - La vida que se vive (2006)
Selección de poemas del libro: La vida que se vive

Literatura > Poesías
Sandra Cornejo - Partes del Mundo (2005)
Selección de poemas del libro: Partes del Mundo

Literatura > Críticas
Libros: En torno a PROFANACIONES ÍNTIMAS, libro de Osvaldo Ballina. Por Sandra Cornejo.
Profanar según comprendo implica transgredir de alguna manera algo. Si a la vez, ello se realiza de un modo ínfimo -como nos propone Ballina desde el título del libro al cual intento acercarme- accedemos, ya no al terreno de la blasfemia - concepto presumiblemente asociado a la idea de profanación- sino al territorio de una búsqueda, al ámbito de una disquisición donde la certeza está puesta en duda.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de ELEGÍA A LOLA MORA, de Eduardo Gilio. Por Patricia Díaz Bialet.
Desde que una entra, una queda visualmente atrapada. Hay sobre el escenario un camino maravillosamente iluminado, una suerte de pasarela de luz y oscuridad formada por cientos de pequeñísimas lámparas. Una se sienta sigilosamente al lado del camino. Y espera.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de VAN GOGH, DANZA CON CUERVOS. Por Patricia Díaz Bialet.
A medida que sucede la obra, los espectadores somos atravesados por lo que vemos y escuchamos. Y nos maravillamos en nuestras butacas.

Literatura > Críticas
Libros: Crítica del libro AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet. Por Carlos Pensa.
Mucho más cabría elogiar de este libro rico, impactante y atractivo. ¿“AGUALAVA”, el título de la obra, encierra significados o mensajes? Invito a responder al lector.

Literatura > Poesías
Alejo González Prandi - El Deshoje (2007)
Selección de poemas del libro: El Deshoje

Literatura > Poesías
María Elena Rocchio - Luz indefensa (2009)
Selección de poemas del libro: Luz indefensa

Literatura > Poesías
Eddy Rafael Pérez - Me siento como un pájaro con alas cortadas preso en jaula de barrotes (1978)
Selección de poemas del libro: Me siento como un pájaro con alas cortadas preso en jaula de barrotes

Literatura > Poesías
Norma Etcheverry - La ojera de las vanidades y otros poemas (2009)
Selección de poemas del libro: La ojera de las vanidades y otros poemas

Literatura > Poesías
Gabriela Robledo Achával - Última Estación (1998)
Selección de poemas del libro: Última Estación

Literatura > Poesías
Francisca Nieto - Ceremonia de conciencia (2010)
Selección de poemas del libro: Ceremonia de conciencia

Literatura > Poesías
Jorge Prieto - Álbum de esperas y otros asuntos (2010)
Selección de poemas del libro: Álbum de esperas y otros asuntos

Literatura > Poesías
Sergio Kisielewsky - Electrificar Rusia (2005)
Selección de poemas del libro: Electrificar Rusia

Literatura > Poesías
Alejandra Correa - Cuadernos de caligrafía (2009)
Selección de poemas del libro: Cuadernos de caligrafía

Literatura > Poesías
Eduardo D'Anna - 2491 (2010)
Selección de poemas del libro: 2491

Literatura > Poesías
Osvaldo Ballina - Lejos de la costa (2010)
Selección de poemas del libro: Lejos de la costa

Literatura > Poesías
Luis Benítez - Manhattan Song (2010)
Selección de poemas del libro: Manhattan Song

Literatura > Poesías
Raúl O. Artola - Teclados (2010)
Selección de poemas del libro: Teclados

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de MUJERES TERRIBLES, de Marisé Monteiro y Virginia Uriarte. Por Patricia Díaz Bialet.
Muchas somos escritoras y trabajamos con la palabra. Muchas hemos sufrido muertes en la infancia. Muchas hemos convivido con la locura, con la soledad, con el abandono. Muchas escribimos para sobrevivir. Pero estas dos “Mujeres terribles” esgrimen sus palabras como garras estupendas y nos impresionan de por vida. Porque la palabra en ellas goza de la robustez de lo perdurable.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de LA IMAGEN FUE UN FUSIL LLORANDO, de Julio Molina. Por Patricia Díaz Bialet.
Arlt nos relata la ejecución. Mientras lo hace, pareciera desangrarse en el desconsuelo de sus palabras así como se desangró el fusilado, antes y después del tiro de gracia. Su relato, que a veces él intenta escribir, le lastima todo, incluso los ojos. Porque Roberto relata con palabras, pero las imágenes provienen de sus ojos.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de de SOMBRAS SOBRE VIDRIO ESMERILADO. Versión libre del cuento de Juan José Saer. Por Patricia Díaz Bialet.
Sombras sobre vidrio esmerilado es, sin duda, un cuento maestro, un modelo del que los escritores solemos aprender. Pero también la versión libre de este cuento y su puesta en escena son exquisitas.

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro EL AIRE ESTABA QUIETO. Cultura popular y música folclórica., de Carlos Juárez Aldazábal.
Creo que fue en el año 1984 (tenía por entonces diez años de edad) cuando escuché, por primera vez y sin saber de qué se trataba, a Chacho Echenique y Patricio Jiménez cantando desde un disco de vinilo. Esa escucha, que tenía algo de acto clandestino, significó un fascinante viaje hacia colores y evocaciones desconocidas. El desconocimiento no era gratuito: la dictadura genocida del 76 recién se había jubilado, y entonces, de repente, reaparecían en la primavera alfonsinista algunas voces de los artistas comprometidos con la utopía de un mundo mejor, artistas que debieron exiliarse o llamarse al ostracismo para sobrevivir a la barbarie.

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de TANGOS Y SUSURROS, un nuevo espectáculo con dramaturgia y dirección de Mónica Maffía. Por Patricia Díaz Bialet.
La palabra dicha y cantada me lleva a mi propia vida, a veces me empuja hacia atrás, otras me proyecta hacia adelante.

Literatura > Poesías
Ernesto Goldar - Instinto de conversación (2003)
Selección de poemas del libro Instinto de conversación

Literatura > Críticas
Teatro: Comentario acerca de AMIGO JUARROZ, DOS PUNTOS. Teatro musical sobre textos de Roberto Juarroz. Por Patricia Díaz Bialet.
En el escenario del Patio de Actores una actriz vestida de rojo, un músico y su piano, unos cuantos objetos sobre una mesa pequeña y un silloncito. Una tenue luz procede de una lámpara sobre la mesa. El público, ya antes de sentarse, sabe que algo muy íntimo va a suceder en este espacio.

Literatura > Poesías
Aldo Parfeniuk - Un cielo, unas montañas (2004)
Selección de poemas del libro Un cielo, unas montañas

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro SI VES UN MONTE DE ESPUMAS... VERSOS Y CUENTOS CUBANOS PARA NIÑOS, por Ana María Ramb
En julio como en enero. La literatura para niños en Cuba.

Literatura > Poesías
José Luis Visconti - Animales/Agua (2009)
Selección de poemas del libro Animales/Agua

Literatura > Poesías
Enrique Solinas - Noche de San Juan (2008)
Selección de poemas del libro Noche de San Juan

Literatura > Críticas
Libros: La poesía erótica de Patricia Díaz Bialet en su libro AGUALAVA. Por Romina Chávez Díaz.
En la Sala Raúl González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación

Literatura > Poesías
Sergio A. Giuliodibari - La metamorfosis del objeto (Cuadros de Rene Magritte) (2005)
Selección de poemas del libro La metamorfosis del objeto (Cuadros de Rene Magritte)

Literatura > Poesías
Rodolfo A. Álvarez - Soles Tranquilos (2009)
Selección de poemas del libro Soles tranquilos

Literatura > Poesías
Claudio Portiglia - Cuotas partes (2009)
Selección de poemas del libro Cuotas partes

Literatura > Poesías
Claudio Portiglia - Cabría preguntarme (2007)
Selección de poemas del libro Cabría preguntarme

Literatura > Poesías
Rubén Liggera - Cenizas de Alejandría (2008)
Selección de poemas del libro Ceniza de Alejandría

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro ANTOLOGÍA PERSONAL, de Vicente Battista


Literatura > Poesías
Roberto Glorioso - Tierra no prometida (2008)
Selección de poemas de Tierra no prometida

Literatura > Poesías
Ana Guillot - La orilla familiar (2008)
Selección de poemas de La orilla familiar

Literatura > Poesías
Ernesto Goldar - En voz desmayada y baja (2009)
Selección de poemas de En voz desmayada y baja

Literatura > Prólogos
María Meleck Vivanco: el misterio y lo maravilloso, por Raúl Henao
Prólogo del poeta colombiano Raúl Henao al libro "Antología poética" de María Meleck Vivanco

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro AGUALAVA, de Patricia Díaz Bialet
Leopoldo Castilla escribe el prólogo al libro Agualava, de Patricia Díaz Bialet

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro CONCEPCIONES DE TEATRO. POÉTICAS TEATRALES Y BASES EPISTEMOLÓGICAS, de Jorge Dubatti. Por Juano Villafañe.
Hacia la conquista de la historia como teatro

Literatura > Críticas
Libros: Graciela Montes, incansable trabajadora de la cultura infantil. Por Nora Lía Sormani.
Montes ocupa un lugar central en la literatura para niños de Latinoamérica. Su obra sintetiza la herencia de los grandes maestros argentinos –Javier Villafañe, María Elena Walsh, Laura Devetach- con los aportes de una visión original y actualizada.

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Palabras en juego (2006)
Selección de poemas del libro Palabras en juego

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Museo de varias artes (2006)
Selección de poemas del libro Museo de varias artes

Literatura > Poesías
Juan Carlos Moisés - Animal teórico (2004)
Selección de poemas del libro Animal teórico

Literatura > Prólogos
Alguien definió a Javier Villafañe como el Jacques Prévert latinoamericano
Al cumplirse este año el centenario del nacimiento de Javier Villafañe la Editorial El Suri Porfiado edita un libro inédito de poemas de Javier Villafañe. Presentamos el prólogo de éste libro titulado:

Literatura > Prólogos
Prólogos revisitados
Se presentan dos prólogos en permanente renovación. Se trata de escritos preparados durante los años noventa, hoy vuelven a ser revisitados, corregidos, reducidos, aumentados. Los prólogos se modificarán como se modificarán las propias antologías que presentan. El tiempo siempre ofrece otras perspectivas.

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - El amanecido (2005)
Selección de poemas del libro El amanecido

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Línea de fuga (2004)
Selección de poemas del libro Línea de fuga

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Bambú (2004)
Selección de poemas del libro Bambú

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Libro de Egipto (2002)
Selección de poemas del libro Libro de Egipto

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Nunca (2001)
Selección de poemas del libro Nunca

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Baniano (1995)
Selección de poemas del libro Baniano

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Teorema natural (1991)
Selección de poemas del libro Teorema natural

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Campo de prueba (1985)
Selección de poemas del libro Campo de prueba

Literatura > Poesías
Leopoldo Castilla - Versión de la materia (1982)
Poemas del libro Versión de la materia

Literatura > Poesías
Nora Perusin - La distancia es esa frontera que se mueve (2007)
Selección de poemas del libro La distancia es esa frontera que se mueve

Literatura > Poesías
Nora Perusin - Los soles oblicuos (1999)
Selección de poemas del libro Los soles oblicuos

Literatura > Poesías
Guillermo Boido - La oscuridad del alba (2006)
Selección de poemas del libro La oscuridad del alba

Literatura > Poesías
Eduardo D'Anna - Zoológicos (2006)
Selección de poemas del libro Zoológicos

Literatura > Poesías
Gabriela Robledo - Agosto en mapas (2006)
Selección de poemas del libro Agosto en mapas

Literatura > Poesías
Carlos Aprea - Abrigo (2005)
Selección de poemas del libro Abrigo

Literatura > Poesías
Carlos Aprea - La intemperie (1999)
Selección de poemas del libro La intemperie

Literatura > Poesías
César Cantoni - Diario de paso (2008)
Selección de poemas del libro Diario de paso

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - El reloj biológico (2007)
Selección de poemas del libro El reloj biológico

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Calles (2004)
Selección de poemas del libro Calles

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Café Bretaña (1994)
Selección de poemas del libro Café Bretaña

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Escenarios (1993)
Selección de poemas del libro Escenarios

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Libro de viaje (1982)
Selección de poemas del libro Libro de viaje

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - La realidad provisoria (1977)
Selección de poemas del libro La realidad provisoria

Literatura > Poesías
Santiago Sylvester - Palabra Intencional (1974)
Selección de poemas del libro Palabra intencional

Literatura > Poesías
Juano Villafañe - Deconstrucción de la mañana (2006)
Selección de poemas del libro Deconstrucción de la mañana

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - El amor es una pluma de mercurio (2007)
Selección de poemas del libro El amor es una pluma de mercurio

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - El hombre del sombrero azul (1998)
Selección de poemas del libro El hombre del sombrero azul

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Los sonidos secretos de la lluvia (1994)
Selección de poemas del libro Los sonidos secretos de la lluvia

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - La dueña de la ebriedad de la rosa (1994)
Selección de poemas del libro La dueña de la ebriedad de la rosa

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - La penumbra de la luna llena (1993)
Poemas del libro La penumbra de la luna llena

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Testigo de la bruma (1991)
Selección de poemas del libro Testigo de la bruma

Literatura > Poesías
Patricia Díaz Bialet - Los despojos del diluvio (1990)
Selección de poemas del libro Los despojos del diluvio

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro EMERGENCIA: CULTURA, MÚSICA Y POLÍTICA (1). Por Juano Villafañe.
El Centro Cultural de la Cooperación transformado en un laboratorio y en un observatorio sobre las políticas culturales y las investigaciones musicales.Por Juano Villafañe.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Cuarta Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Cynthia Sabat, Teresa del Valle Salinas, Dane Zajc, Luis Benítez, Michou Pourtalé.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Tercera Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Élida Manselli, Rose Ausländer, Osvaldo Ballina, María Baranda, Fernando Kofman.

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Segunda Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Graciela Ester Zanini, Roberto Sosa, Lucas Rozenmacher, Walter Iannelli, Miguel Ángel Federik .

Literatura > Poesías
Poemas Elegidos I - Primera Canasta
Selección de poemas de libros que llegaron a nuestro programa, realizada por Patricia Díaz Bialet. Poemas de Fermín Anastasio Grisalde, Yadi María Henao, Esteban Nicotra, Ana María Pedernera, Emilce Strucchi.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario del libro DECONSTRUCCIÓN DE LA MAÑANA, de Juano Villafañe. Por Jorge Dubatti.
La poesía como el fragmento que revela el todo. Jorge Dubatti analiza el libro de Juano Villafañe editado por la Editorial Atuel en el año 2006

Literatura > Prólogos
Emergencia: cultura, música y política
La Editorial del Centro Cultural de la Cooperación acaba de editar un nuevo título: Emergencia: cultura, música y política. Se trata de un libro que incluye investigaciones sobre diversos temas del campo musical contemporáneo. Esta nota de Mariano Ugarte se ofrece como prólogo y como introducción en el libro mencionado

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de ROTOS DE AMOR Y OTROS FRACASOS, de Rafael Bruza. Por Jorge Dubatti.
Jorge Dubatti analiza el último libro de Rafael Bruza editado por la Editorial Colihue

Literatura > Prólogos
Prólogo del libro EL TEATRO Y LOS NIÑOS, antología de .Araceli Arreche, Mauricio Kartun, Tito Loréfice, Graciela Montes y Perla Szuchmacher. Por Nora Lía Sormani.
Esta antología reúne cuatro piezas para niños de cinco destacados autores del ámbito de la literatura, el teatro y los títeres: Araceli Arreche, Mauricio Kartun, Tito Loréfice, Graciela Montes y Perla Szuchmacher.

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de LA ARQUITECTURA, EL ACTOR Y EL PÚBLICO, de Iain Mackintosh. Por Jorge Dubatti.
Iain Mackintosh, La arquitectura, el actor y el público, Madrid, Arco/Libros, 2000, 285 páginas. Por Jorge Dubatti

Literatura > Críticas
Libros: Comentario acerca de EL ÁRBOL DE LILAS, de María Teresa Andruetto y Liliana Menéndez. Por Nora Lía Sormani. Imágenes amorosas
María Teresa Andruetto / Liliana Menéndez, El árbol de lilas, Córdoba, Comunic-Arte Editorial, 2006. Por Nora Lía Sormani

Ver sumario
Notas > Coyuntura
El fantasma de la desigualdad educativa
Se anticipa una dinámica que formará engullidores de conocimientos

Notas > Dossier
El Descubrimiento - Boletín Nº 1
Jorge Dubatti presentó la programación general del III Congreso Argentino de Historia del Teatro Universal

Notas > Entrevistas
"Escribir es un vicio". Entrevista a Alejandro Urdapilleta.
Jorge Dubatti entrevista a Alejandro Urdapilleta, el autor de Vagones transportan humo.

Notas > A fondo
Una nueva filosofía de la práxis
Un ensayo donde todos piensan: directores, actores y público. Una aventura colectiva para pensar el teatro moderno. Comentario de Juano Villafañe




 

             
 
Publicidad | Políticas de privacidad | Términos y condiciones | Página de inicio
Copyright © 2007 EL DESCUBRIMIENTO| v1.0 | Desarrollado por Estudio M